Adicción sexual, cibersexo y Femdom

Esta entrada surge a raíz de la petición de ayuda (sic) de un sumiso que me escribió por privado a este blog e intercambié con él varios correos en donde me contó que se estaba introduciendo en las redes de juegos FINDOM y se consideraba atrapado y en peligro de no poder salir. Su angustia era manifiesta y urgente su necesidad de parar.

A raíz de sus comentarios y su comportamiento que Yo veía característico de una adicción psicológica, empecé a leer e informarme para poder escribir esta entrada.

Aunque la consulta del “sumiso” fue respecto al Findom prefiero empezar por una generalización. En qué afecta la adicción sexual y el cibersexo a la FEMDOM.

Vayamos por partes. Una adicción psicológica, también llamada adicción sin sustancia, comportamentales, conductuales, etc. comienza de la misma forma que las adicciones a las drogas más conocidas, sea tabaco, alcohol, coca, etc. comienza como algo que procura placer, es agradable, estimulante o relajante (reforzadores positivos). Coincide con la adicción a sustancias que moviliza casi el mismo recorrido neuronal y se estimulan parecidas hormonas (salvo particularidades de algunas concretas) y el individuo con unas peculiaridades propias de carácter, circunstancias, historia, personalidad, se habituará a recibir la gratificación placentera de ese comportamiento. En el caso de que se habitúe necesitará seguir procurando ese placer, una y otra vez, hasta que vaya necesitando más. Se irá creando una angustia si no se obtiene y esa angustia o displacer empezará a mover el comportamiento de manera más imperiosa que el placer que se pueda llegar a obtener, se empieza a actuar de forma compulsiva. Lo que todos conocemos por calmar el mono.

El adicto al sexo desarrolla tolerancia, es decir, lo que al principio le hacía “dispararse” con poco debe ir buscando más y alcanzando más objetivos, cambiando estrategias, suele ir modificando y evolucionando las circunstancias y los objetos que le dan morbo para conseguir ese efecto inicial.

Si no se consigue ese placer, aparece la abstinencia, alteraciones psicomotrices, pensamientos obsesivos y recurrentes con lo que podrían estar haciendo en ese momento en el terreno sexual, deterioro en su ámbito social y familiar porque nada le satisface tanto como seguir en su búsqueda adictiva, necesidad de recurrir a situaciones alternativas que lo alivien como usar internet o algún servicio on-line.

Hay muchos tipos de adicción sexual: contactos sexuales frecuentes con personas desconocidas, masturbación compulsiva, búsqueda incansable de contactos sexuales sin implicación emocional, objetualización de la persona con la que interactúan, sexo grupal, visionado frecuente de pornografía, cibersexo, visitas a protíbulos, uso de líneas eróticas. Si os interesa el tema también podéis ver la película Shame, buen reflejo de esta adicción.

El resultado de todo esto son, entre otras cosas, problemas de pareja al abandonar el sexo real con ella o espaciarlo lo más que puedan, problemas familiares, pérdida de relaciones de amistad, en el trabajo no se concentran o su rendimiento decrece ya que su atención está puesta en conseguir el alivio de su angustia. Abren constantemente páginas de internet de índole sexual o están pendientes del móvil de forma obsesiva.

Si nos vamos al ámbito FEMDOM o BDSM en general, estamos constantemente interactuando con ellos sin saberlo. A mi juicio, gran parte de los “sumisos” que nos abordan a las Amas y que Nosotras denominamos pajilleros, podrían ser adictos sexuales que en su búsqueda de ir consiguiendo placer de manera cada vez más rebuscada y más intensa en emociones contactan con Nosotras e intentan hacerse pasar por lo que no son en realidad. A algunos se les detecta con rapidez pero están muy habituados a mentir, a zafarse, a encubrirse, como cualquier adicto.

Dentro de los adictos sexuales están los que no salen de detrás de una pantalla, los que se mantienen ocultos tras el cibersexo. El cibersexo tiene una demanda creciente por su alta capacidad para producir enganche. En internet se sienten libres de adoptar la personalidad que les apetezca o necesiten en ese momento, pueden cambiar de edad, apariencia, estado civil, género, orientación sexual, rol. Con la apariencia del oasis que es internet para el sexo se zambullen en todo tipo de fantasías hasta que la realidad de la adicción les golpea en la cara. La libertad se vuelve yugo y comienzan los problemas.

La panoplia es amplia y pueden acceder a todo y con todos lo que les puede llevar a experimentar fuertes sentimientos de culpa y vergüenza que tratan de tapar con argumentos tales como, “no le hago daño a nadie”, “esto no es infidelidad”, “ya que no me dan lo que necesito en mi pareja porque ella es… (convencional, estrecha, aburrida,…), “a vivir que son dos días”. Estos sentimientos de culpa o vergüenza se acentúan si su adicción sexual es aliviada con conductas parafílicas como los diversos fetichismos, atracción homosexual en individuos heterosexuales, pedofilia, bestialismo, travestismo, cucklod, sumisión, masoquismo, sadismo y todo nuestro mundo FEMDOM.

 

Cómo interactúan los adictos con la FEMDOM, ejemplos.

Se abren múltiples perfiles, intentan controlar la conversación de chat para llevarla a su terreno, por ejemplo hablar de pegging con Nosotras. Buscar la humillación extrema ya en el saludo inicial “Señora soy un gusano que no merezco ni que me salude”, “tráteme como la basura que soy”, etc. Mandar correos electrónicos o largos mensajes expresando fantasías patológicas como ser castrados. Mandar fotos de su diminuto pene preguntando qué haría la Dómina con algo así.

Si tras la pantalla se puede cambiar de género, no es raro tampoco encontrar perfiles de Dóminas que son hombres. Ya me lo habían comentado algunos sumisos pero lo comprobé el otro día cuando me abordó una supuesta Ama por Facebook. Para cederme a un sumiso quería que Yo le mandara una foto mía. Absurdo. La bloqueé.

Pueden aparentar ser “sumisos” o serlo e intentar quedar para una cita para conocer a la Dómina, todo este proceso es estimulante para su fantasía y su deseo. Conversan a propósito del futuro encuentro de prácticas aparentando una normalidad y un deseo sincero. Luego no aparecen. Algunos se esfuman. Han consumido esa relación e irán a por otra.

Sólo son ejemplos de lo que las Dóminas y Amas, (por supuesto con esto también tienen que lidiar los otros roles, está claro), nos encontramos constantemente. Nos molestan y cortamos la conversación, nos hacen perder mucho tiempo, los tratamos con desprecio y quizás sean, Yo creo que con toda probabilidad exceptuando casos aislados de entretenimiento, adictos sexuales que están enfermos y sufren con su adicción. Adicción que para ellos es tremendamente vergonzosa, tanto que la mayoría son incapaces de pedir ayuda.

 

La adicción sexual suele estar enmascarada y suele venir emparejada con otro tipo de adicción como el alcoholismo, tabaquismo, consumo de cocaína, ludopatía, por poner algún ejemplo. Ellos (hablo en masculino porque según los documentos que he manejado la adicción sexual en su mayor porcentaje es masculina, aunque Yo creo que los datos porcentuales en los que se basan para los estudios son demasiado escasos y debe de haber más mujeres) no acuden ni suelen buscar ayuda por su dependencia sexual sino porque su otra adicción se le haya ido de las manos, y presenten ya graves problemas de pareja, familiares, económicos, laborales, enfermedades de transmisión sexual, etc.

Una personalidad adictiva al sexo se va a encontrar con graves problemas si además presentan rasgos de ludopatía y fetichismo por el dinero. En este caso, cuidado con el FIMDOM. 

No se puede ayudar a quien no desea ser ayudado pero si algún adicto lee estas letras quiero que sepa que hay terapeutas que ayudados de fármacos, (en caso de que sean necesarios) e intervención de reeducación conductual pueden hacer que llegues a vivir una vida sin tanta ansiedad y tanta culpa.

 

Adicciones. Nuevas tendencias de prevención, intervención y tratamiento. Garrido Blanco. 2016
Adicciones psicológicas y los nuevos problemas de salud. Salas Blas. 2014
Adicciones sexuales: su evaluación y tratamiento. Briet García.
Adicciones sin drogas: Características y vías de intervención. Fernández Montalvo, López Goñi. 2010
Características psicológicas de consumidores de cibersexo: Una aproximación. Sanabria Ferrand. 2004
EL trastorno por adicción al sexo: descripción, evaluación y tratamiento. Ginestá Sanmiquel. 2016
¿Existe realmente la adicción al sexo?. Echeburúa. 2012
Las adicciones sexuales. Una aproximación teórica y práctica. Ramos González. 2016
Nuevas Dimensiones, Nuevas adicciones: La Adicción al Sexo en Internet. Sánchez Zaldívar, Iruarrizaga Díez. 2009

 

6 comentarios sobre “Adicción sexual, cibersexo y Femdom

  1. buen articulo, esta en lo cierto y el gran problema es que hay “amas” que se aprovechan de los “sumisos” sacándoles todo el dinero que pueden. entiendo que en una relación ama/sumiso tiene que haber alguna otra intercambio no solo dinero, si solo se tiene intercambio de dinero es mas parecido a un servicio sexual. yo soy el chico que te pedí ayuda y estoy muy agradecido con lo que haces. El primer paso fue explicarle la adicción que tengo a mi mujer y buscaremos soluciones para que no tenga esta necesidad. doy ánimos a todo aquel que sufra en silencio el poder de estar enganchado a una “domina” que pida ayuda en una sexóloga, ellas son profesionales y hacen ver las cosas de otra manera. dar dinero y solo dinero a una “ama” es una estafa, esto no es dominación ni ser sumiso ni findom.

    gracias por toda la ayuda recibida, se lo agradezco de todo corazón!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Mucho ánimo y mucha fuerza. No tengas miedo a las recaídas y confía en que la ayuda de tu mujer y de una terapeuta serán tus pilares para salir de ese mal momento por el que estás pasando. Gracias por contarme tu historia que puede ayudar a más gente. Un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s