Sinceramente veo que pocas personas se plantean esta pregunta con tranquilidad porque no descorren la cortina del deseo primario de satisfacer sus apetencias más perentorias. Esto suele ser debido, en primera instancia, a que cuando se descubre el BDSM uno suele entrar como un elefante en una cacharrería, ávido de sentir y experimentar todo tipo de placeres y emociones.

En segunda instancia, una vez que se aplaca el volcán de las pasiones para poder mejorar la perspectiva con la que observar porqué las cosas no salen como uno cree que deberían de salir, comienzan los periodos de frustración, que a algunos les lleva a desear alejarse y otros, en cambio, les lleva a empecinarse tratando de que los otros se adapten sin hacer ningún movimiento por su parte de acercarse a nadie por más que proclamen por las redes lo contrario.

Plantearse la directa pero difícil pregunta de ¿Cuál es mi verdadero deseo? permitiría dejar de manifiesto matices que de otra forma no llegan a quedar claros solo porque expreses que te guste que una mujer te domine o te guste dominar a un hombre. Hay muchos tipos de relaciones y aclarar los términos es fundamental, no sólo las prácticas, sino ir mucho más allá. ¿Qué tipo de persona buscas? ¿Qué tipo de Ama sería con la que llegarías a establecer un vínculo verdadero? ¿Cuánto estás dispuesto a ofrecer?(no hablo de temas económicos, en principio) ¿Cuánto tiempo tienes para entregarle? ¿Qué deseas que te controle o cuánto deseas controlar? ¿Buscas dominación únicamente en el ámbito estricto de la sesión, de la relación sexual? ¿Buscas una implicación íntima y personal en tu vida? ¿Quieres una Dómina Amateur? ¿Tus fetiches son definitorios y obligatorios de atender? Se pueden formular muchísimas preguntas que te irán dirigiendo hacia la búsqueda de un tipo concreto y correcto de persona. La mayoría de los sumisos de las redes tiran a todo lo que se menea, las Dóminas sabemos que ese tipo de perfil no es interesante, sabemos que sumisos hay pocos al igual que hay pocas Dóminas.

Así que os dejo una serie de preguntas para ayudaros a aclarar los términos de vuestra búsqueda:

Si tus fetiches son muy definitorios, si buscas una Dominación estricta y puntual, si para ti es importante encontrar la persona que pueda recrear alguna o todas tus fantasías, si no quieres compromiso, si puedes organizarte con sesiones puntuales sin vínculo, lo más sensato en buscar una Dómina Profesional en vez de amargarte cada día porque no encuentras a la Amateur de tus sueños. Ves cómo caen las páginas del calendario y te descubres cada día más canas mientras esperas a que Ama A, Ama B o Ama C descubran en ti esa joya que solo tú sabes llevas oculta. Sinceramente, sé algo más práctico. Hasta que llegues a Ama X que te descubra, deja de frustrarte y parecer un viejo amargado (aunque no hayas cumplido los 30 años de edad) y busca alternativas que bien te puede ofrecer una profesional.

Si te vas a relacionar dentro del ámbito de la Dominación Profesional, es lógico que se planteen en ambos roles las prácticas que satisfacen o no, tener muy claros los límites y hasta dónde se está dispuesto a llegar, manifestar prácticas intolerables y dejar bien claras las palabras de seguridad. Otra cosa que debería quedar claro es la intensidad del juego a realizar en función de la experiencia de ambos. Si eres un sumiso novato es mejor ir poco a poco por mucha experiencia que tenga la Dómina, aunque si realmente la tiene lo podrás comprobar porque se irá adecuando a tus expresiones y gestos. Este tipo de Dominación se basa, generalmente y hasta donde Yo sé, en temas relativos a lo estrictamente sexual. Va por sesiones con play list en donde se facilita al sumiso las prácticas que prefiere o no, grados de intensidad y tolerancia, palabras de seguridad, enfermedades que la Dómina deba conocer, tiempo de realización de la sesión. Por lo general suelen pedir una reserva de la cita porque muchos marean lo indecible para luego no aparecer a la sesión. Luego suelen pedir una reflexión sobre la sesión en sí, la satisfacción que ha logrado el sumiso y cómo se encuentra tanto física como emocionalmente tras la sesión. Y, por lo general, ahí acaba el vínculo. Puede ser algo puntual o que sea algo recurrente, porque sea el tipo de Dominación que se busque o un apagar las ganas mientras no se encuentra otra cosa, todo es respetable mientras prevalezca la claridad del planteamiento en ambos roles.

Para las mujeres dominantes que busquen únicamente este tipo de experiencia, les recomiendo que se formen con tranquilidad, especialmente en prácticas en donde el sumiso pueda estar en riesgo. Haz talleres, habla con expertos de las diferentes prácticas, realiza cursos de primeros auxilios, debes de entender y practicar una estricta profilaxis tanto de instrumental como del espacio en el que hagáis la sesión. Demuestra con analíticas tu buen estado de salud a la hora de realizar prácticas de scat, no solo debes esperar una confianza ciega, sino demostrar que en ti se puede depositar esa confianza. No esperes que el instrumental de AliExpres venga con certificados de garantía. Debes invertir tanto en material como en todo tipo de atrezzo, así como material quirúrgico fiable en caso de que te guste el medical, o manejar aparatos para la electro con las debidas garantías tanto de funcionamiento como de uso. Lo que quiero decir es que no vas a lograr mucho si te crees que te vas a forrar por insultar a destajo y dar cuatro bofetones y tres patadas, porque hasta las patadas, también llamadas ballbusting, debes saber hacerlas en condiciones y con seguridad, así como un buen trampling sin que le fisures las costillas flotantes porque creas que puedes andar por su cuerpo sin tener en cuenta ni tu peso ni el suyo.

Las profesionales son mujeres inteligentes que conocen las fantasías de los sumisos. Son capaces de pulsar las teclas adecuadas para que estos se disparen en su deseo, saben que buscan la entrega y solo se llegan a entregar si existe confianza en ese espacio de la sesión, de ahí que a pesar de que todo esté acordado deben sorprender y llevarlos al límite de sus posibilidades para que sientan que la dinámica de la Dominación les arrastra a sentirse sumisos. Ellas muestran complacencia, autoridad, distancia y cercanía, saben mostrarse divertidas o duras, maternales o sádicas, cómplices y déspotas. Cada Una debe dejar salir su estilo de Dominación así como saber adaptarse a la persona que llega con fantasías y miedos, deseo y aversión, en circunstancias muy concretas en donde el sumiso se sentirá expuesto y muy vulnerable.

Continuará… por cierto, FELICES FIESTAS

2 comentarios en «¿Qué deseas, en realidad, de una relación FemDom? (I) Felices Fiestas»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *