El contenido analiza la práctica de la castidad en la comunidad BDSM durante el mes de octubre, también conocido como 'locktober'. La autora enfatiza la importancia de la seguridad, la higiene y el bienestar psicológico de quienes participan. También se centra en los peligros potenciales de mantener a la parte sumisa en un dispositivo de castidad sin acceso a las llaves en caso de emergencias o problemas de salud. Se recuerda a la comunidad que juegue de forma segura y sensata.

Desde no hace muchos años, al menos que Yo me haya enterado, conforme se va acercando octubre vemos un aluvión de comentarios sobre mantener al sumiso con jaula de castidad durante todo el mes. El sentido de esta práctica usada así con la única motivación de «porque es lo que se hace en octubre» no acabo de entenderlo, cierto es que para gustos los colores. Por supuesto no estoy en contra de las jaulas de castidad, ni mucho menos aunque sí lo estoy con ciertos usos de ella, aunque, como siempre, habiendo acuerdos poco se puede decir si es algo aceptado por ambos.

A mí el tema de la castidad me gusta bastante, la verdad, el control, no el uso indiscriminado del cb, ni anular la erección de por vida, ni nada de eso. Que es algo que les gusta a ambos el que se le quede el pene como una piltrafa, pues perfecto, pero no me parece sano ni mental ni físicamente.

Hace un par de meses me comentó un sumiso que había tenido una extensa conversación con algunas Amas, no recuerdo si por privado o en algún foro, que mantenían al sumiso sin acceso a la llave. Este hecho le sorprendió y trató de advertirles de manera educada del peligro de esa práctica sin tener las mínimas garantías de seguridad en cuanto a higiene y le pedí que comentara para el blog algo de esta experiencia, que es lo que abajo está recogido.

Este tema me trajo a la memoria una conversación que mantuve durante varios días, ya hace años, con un sumiso de mi ciudad que servía a una pareja de Amas. Me contactó para pedirme consejo porque se encontraba en un callejón sin salida o así lo sentía él. Este hombre se sentía bastante angustiado, lo que en inicio era servidumbre se había concretado, según sus propias palabras, en abuso tras semanas de limpiezas. Hacía una o dos veces por semana, no recuerdo bien, las diferentes tareas del hogar pero no se sentía atendido ni había compensación alguna a esa servidumbre según sentía. Ellas tenían las llaves del cb que mantenía puesto día tras día y su deseo era dejar de atenderlas y poder liberarse del cb que había pasado a ser considerado más un yugo que otra cosa. No sabía cómo plantear esa conversación porque se daba cuenta que ante cualquier negativa de estas mujeres él se veía con el cb puesto y sin llave y en una situación bastante bochornosa en el caso de tener que pedir ayuda. Si el sumiso del comentario que hay abajo hace hincapié en la higiene Yo quiero hacerlo en el cuidado en la seguridad de la estabilidad mental de la persona que tiene la llave, de ahí que ellos deben tener la tranquilidad de que pase lo que pase con esa relación puedan quitarse esa jaula y puedan seguir con su vida sin tener que recurrir a cosas más drásticas. Porque todos conocemos relaciones en donde por un traspiés del sumiso o un mal día del Ama le castiga durante días, semanas o meses sin comunicación como recogí hace poco en una entrada. ¿Se imaginan que esa «desaparición» estuviera acompañada de un cb puesto sin llave? Tengan cuidado que hay muchos cruces de cables inexplicables y donde había una confianza ciega luego aparecen decepciones, monstruos y pesadillas.

Se acerca el mes de octubre, y si julio es importante en el calendario de la comunidad BDSM por el 24/7, y agosto lo es también por el día internacional del ‘spanking’, octubre, con su ‘locktober’, no se queda atrás. Por eso, a buen seguro, muchos de ustedes deben estar ya contando los días para que empiece el décimo mes del año, el mes más importante para todos los amantes de la castidad. 

Pero para todo aquel que aun no esté familiarizado con la palabra ‘locktober’ y lo que representa, diremos que es un término anglosajón formado por las palabras ‘lock’ (cerrojo) y ‘October’ (octubre). Y, como la propia palabra indica, durante el mes de octubre, las personas sumisas, ya sea por voluntad propia o por imposición de sus parejas Dominantes, encierran sus genitales en un dispositivo de castidad durante 31 días.  

Hasta aquí, nada que objetar, ¿verdad? Y menos yo, que como sumiso, reconozco que me gusta practicar la castidad por las sensaciones que me produce. El problema viene cuando el fetiche, la fantasía, el juego, o el placer, están por encima de la seguridad y del bienestar físico y mental de la persona sumisa. Y esto, concretamente, lo traigo a colación por una conversación que tuve con una Ama en una conocida red social de BDSM. 

Dicha conversación arrancó tras hacer yo un comentario a una foto en la que otra Ama se vanagloriaba del hecho de, no solo mantener encerrado el pene de su sumiso en una jaula de castidad, sino de que su sumiso no tenía ni siquiera una llave de seguridad para abrir la jaula de forma unilateral en caso de accidente o emergencia.   

En mi comentario, simplemente, quise enfatizar que me parecía una locura y una temeridad que el sumiso no tuviera a mano una copia de la llave para poder abrir la jaula de castidad en caso de necesidad imperiosa, ya que los accidentes, desgraciadamente, pueden ocurrir en cualquier momento.  

Para mi asombro, otra Ama que leyó mi comentario y que también mantenía a su sumiso en las mismas condiciones, es decir, en castidad, sin acceso a una llave de seguridad, y sin vivir juntos en la misma casa, cuestionó mi comentario ya que Ella me aseguraba no ver ningún peligro en esa práctica.  

Afortunadamente para ellos, tras un largo intercambio de mensajes privados, pude finalmente hacerle abrir los ojos a esta Ama y acabó viendo el peligro que, tanto Ella por ser parte responsable de tener a su sumiso sin posibilidad de poder abrir la jaula de castidad, como su propio sumiso, corrían por no priorizar la seguridad a otros factores.  

Por eso, quise compartir esta anécdota con la Señora ScheherezadeDom, ya que de las muchas cosas que he aprendido durante los últimos años de la Señora ScheherezadeDom, una es la de priorizar la seguridad ante cualquier otra cosa, y no llevar a cabo o formar parte de ninguna práctica que no sea totalmente segura. Y la castidad, como cualquier otra práctica dentro del BDSM, debería, no solo ser consensuada, sino que también tendría que ser llevada a cabo de forma sana y segura, lo que implica que el bienestar físico y mental del sumiso debería primar sobre cualquier práctica o juego de Dominación.  

Pero no solo debes primar la seguridad si quieres explorar la castidad durante ‘locktober’, la higiene también es igual de importante y la deberías tener muy en cuenta. Por ello, veo recomendable quitar la jaula durante unos minutos al día para realizar una correcta higiene de los genitales, ya que es una zona que suda mucho, y debido a la dificultad de orinar con la jaula puesta, es inevitable que algunas gotas de orina se permanezcan en el pene cada vez que uno necesita ir al baño. Y esos permisos para quitarse la jaula no significan romper la magia de ‘locktober’.  

Por último, cuidado con el aro de la jaula, que no debe estar muy apretado, pues los testículos tendrán una mala circulación de sangre y se pueden producir quemaduras en la piel. Por ello, recomiendo el uso de aceites corporales y de cremas hidratantes para mantener lubricada bien la zona y evitar las quemaduras en la piel ocasionadas por el roce del material de la jaula de castidad. Y ya saben, ante cualquier problema ocasionado por el uso de la jaula de castidad, se debe interrumpir la práctica para evitar problemas indeseados. Jueguen de forma segura y siempre usando el sentido común.  

s.

4 comentarios en «Jaulas de castidad y mes de octubre»

  1. Lo primero debes er siempre entender que esto es un JUEGO. Lo hacemos porque nos gusta y somos felices, y porque concuerda con nuestra forma de ver y entender la sexualidad, etc. Cuando evidentemente deja de serlo y se transforma en una obligación, y encima peligrosa, es hora de replantearlo. Una vez más, la dominación no es para cualquiera, es para gente con la cabeza bien amueblada, segura de lo que quiere y con el poder para decir NO

    1. Lo de la cabeza bien amueblada es algo que debería ser requisito indispensable para poner y llevar una jaula y exigir una llave pero lamentablemente nos encontramos que jugar con el control puede dejar secuelas duraderas. Gracias por su inteligente comentario. Un saludo

  2. Creo que este post es de lo más sensato, de lo más inteligente, que he leído en mucho tiempo, en este mundo del bdsm.
    Practico con la jaula de castidad y me sienta muy bien.
    Y lo más importante, me ayuda a mantener mi cabeza, muy bien amueblada.

    Hay que recordar siempre, sano, seguro y consensuado, las tres premisas básicas de la sensatez.
    ¡Gracias por tan buen post!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *