Formas de plantear a una mujer el deseo de sumisión del hombre


Soy consciente de que el tema que me plantea la siguiente consulta ha sido abordado en algunas entradas anteriores y, también sé, que buscar en un blog puede ser algo mareante. Por este motivo me ha parecido bien recordar o volver a comentar qué se puede hacer para ver si una mujer lleva a una Dómina en su interior o para explicarle que existe un fuerte deseo de sumisión por parte del hombre y, para esto, he contado con la ayuda de dos sumisos amigos que se han brindado a comentar la consulta de la persona que me escribe, básicamente para dar otras visiones y, teniendo en cuenta que Yo, en este caso, no puedo hablar desde la experiencia vivida porque nunca me he visto en esa tesitura.

Si me pongo en el lugar inverso, es decir, en el de la Dómina que intenta intuir si el hombre puede llegar a ser sumiso o no, sé que hay ciertos matices, ciertos gestos, algunas actitudes que me pueden dar algunas pistas. Quizás este intuición viene aguzada por muchas horas de conversación con ellos y no sea algo tan evidente en personas que no lo hayan hecho. De todas formas tener actitudes sumisas no implica directamente que se sea sexualmente sumiso ni que tenga el más mínimo interés. Pasaría algo parecido con los hombres que, esto queda algo antiguo pero nos va a servir para entendernos, son amanerados y, en absoluto, son gays. Con lo cual, al final lo más sencillo es que se vayan dando pistas si una persona te interesa para ver si lo que se intuye corresponde con la realidad o son fantasías que uno se monta en la cabeza. No es fácil explicar fuera de este mundo lo que te gusta sexualmente pero tampoco somos tan raros, con un poco de tacto podemos encontrar coincidencias con muchas personas que no saben nada de BDSM más allá de las sombras.

Leamos la consulta que motiva esta entrada. Al principio hace referencia a un comentario mío anterior de que a veces hay mujeres que sin estar en el BDSM con una relación de pareja vainilla al ser él sumiso se han ido transformando y llegan a descubrir en ellas un deseo que no conocían. Sé que hay mujeres que han experimentado una auténtica transformación.

No tengo mucha esperanza en el mundo vainilla, creo que con mi ex Ama ya tuve toda la suerte que se puede tener, pero me lo ha comentado Usted en alguna ocasión y me abre la esperanza. A ese respecto le voy dando vueltas porque hay una mujer, vainilla, nos conocemos hace poco, pero hemos conectado muy bien y está claro que le gusto, yo la he tenido fuera de mi cabeza por ser vainilla. Si abriera esa posibilidad, ¿de qué manera debería proceder para saber si es Dominante? No quiero abrir la puerta de sus ilusiones y que se lleve un gran chasco, ni, al mismo tiempo ser muy claro porque es un tema muy privado y en mi vida es esencial la discreción.

Le agradecería consejo para proceder…

sumiso a.

Le mandé esta consulta a mis amigos y respondieron:

Yo empezaría por hacerle la siguiente pregunta: en el caso de que esa mujer no compartiera tus gustos por el Femdom, ¿seguirías adelante con esa relación?. 

Una vez te hallas respondido tienes dos caminos, seguir adelante con ella independientemente de sus gustos y aceptarla tal como es, sin más o si realmente lo que necesitas y deseas es un Ama iniciar una comunicación sincera con ella sobre tus deseos. 

¿Cómo iniciarla?, pues podrías ser extremadamente amable y cortés con ella como si ya fueras tú su sumiso, sin darlo a entender, pero sin entrar en prácticas BDSM. De esta manera y con frases subliminales a la vez que actúas así con ella darle a entender que para ti el agradarla, el satisfacerla y el hacerla feliz es tu prioridad. Al hablar decirle que tu deseo es tratarla como una reina asumiendo tú cualquier tarea que a ella no le agrade o no le apetezca. Así, de alguna manera irías viendo su respuesta e irías conociéndola. 

Esto ha de ser un proceso lento, sin desesperaciones, pues no sabes aún de sus gustos.  

Poco a poco puedes introducir juegos en la “cama” en los que te dediques sólo a satisfacerla según sus deseos sin importarte tu placer o deseos personales. Hay muchos juegos en la “cama” que sin estar tildados de “juegos o prácticas Femdom” puedes llevar a cabo. 

En el caso de que descubrieras vuestra compatibilidad en Femdom solo has de llevar a cabo una comunicación permanente basada en la sinceridad. En fin sólo desearte que tengas mucha suerte en esta nueva aventura 

jm {SEÑORA}

Lo que está claro, es que le comunicaría mis gustos sin pensar en las consecuencias. Es tontería ocultarle estos gustos a una persona con la que deseamos compartir nuestra vida, porque si el bdsm se lleva en la sangre, aflora, no es algo que puedes sustituir por una relación vainilla. Si la chica no acepta esos gustos, mejor saberlo cuanto antes y romper la relación, por el bien de los dos. La manera de decírselo, depende ya mucho de la mentalidad de la otra persona, puede que le encante hablar de cualquier tema sexual abiertamente en cuyo caso será muy facil contarle todos nuestros gustos, o puede que sea una persona muy introvertida en estos temas y recelosa de su intimidad sexual, en cuyo caso hay que ir introduciéndola en temas más suaves como el fetichismo de pies (masajes y besitos ayudan mucho al principio) o viendo películas serias de bdsm que traten de normalizar el bdsm en lugar de ridiculizarlo, como SM-Rechter (El Juez), y a partir de ahí contarle que te sientes identificado con esos personajes, que te atraen esos temas, que te encanta que ella lleve el control de la pareja, que te gustaría estar a su servicio, … Normalmente estas cosas van fluyendo solas, si le interesa el tema irá curioseando y le surgirán miles de dudas. Lo mejor es que lea foros y páginas web especializadas (por ejemplo Tras la huella de una Dómina) y que vea que no está sola, que hay miles y miles de personas con gustos similares, y sobre todo que se de cuenta que el bdsm está muy alejado de las torturas no consensuadas muchos creen. Contactar con otras parejas ayuda muchísimo, es la mejor manera de normalizar el bdsm.

willy {LE}

Lógicamente estamos hablando de personas que buscan una relación FemDom a largo plazo, no juegos aislados. Sé que cada vez hay más gente buscando fuera de los ambientes BDSM habituales y se muestran con un perfil de Dom o de sum en páginas como Tinder o Meetic, por poner algún nombre de alguna plataforma vainilla. Tampoco sé si esto funciona, me faltan muchos datos para elaborar una opinión al respecto.

Sin lugar a dudas, la sinceridad es una de las claves y tener paciencia en ir desvelando poco a poco nuestros intereses, es otra de las claves. Hay personas que, me consta, lo primero que aclaran es el deseo que les mueve para no perder el tiempo, pero no todo el mundo es tan sincero como para plantearlo al poco de conocerse. Por lo general, hablan de estos temas cuando llevan unos meses de relación, cuando ya hay cierta confianza como para exponer algo tan íntimo y tan delicado. Los que esperan más tiempo empiezan a sentir que el compromiso que se va gestando con la otra persona empieza a incapacitarle en cierto modo para asumir riesgos de esa índole y plantear esos gustos con sinceridad. Surge el amor y se sienten atados a la persona y a los convencionalismos. Sé de parejas a los que le ha funcionado esa sinceridad y sé de parejas a las que no, en este caso, ellas no salen del modo vainilla y aunque pueden intentarlo acaban desistiendo y comienzan a mirar hacia otro lado. Las mujeres de esas parejas creen que a ellos se les acabará pasando ese deseo, que es un capricho, un impulso y que se les olvidará. La inmensa mayoría de las veces no son conscientes de que ellos acaban sufriendo porque la sexualidad no se trata de una moda, no es un complemento, no es algo anecdótico. La sexualidad es algo fundamental, nos vertebra y nos condiciona, en muchas ocasiones, nos puede unir a otros o aislarnos si nos sentimos incomprendidos o extraños o incluso, podemos creer que estamos próximos al esperpento.

Cuántos hombres están buscando un Ama estando casados y me cuentan que a pesar de sus refuerzos por explicarlo o por vivirlo en la pareja han desistido, algunos con vergüenza, otros mirando hacia otro lado, y se exponen por las redes buscando a un Ama que los calme y los entienda fuera del matrimonio porque por más que tratan de pasar de él ese deseo resurge una y otra vez.

Tratar de ocultar el deseo de sumisión, ese deseo intenso y que no se olvida, es complicado. Pasa exactamente lo mismo con el deseo de Dominación. Tampoco se puede olvidar, ni dejar de lado. Es nuestra sexualidad, una vez aceptada y comprendida optar por el olvido no suele funcionar. Conformarte con una sexualidad que para ti es pobre o insatisfactoria toda la vida no parece que dé buenos resultados. Tú eliges. Y no, no hay fórmulas mágicas para nada.

Gracias por leerme

6 comentarios sobre “Formas de plantear a una mujer el deseo de sumisión del hombre

  1. Empiezo por el final ya que de hacerlo normalmente no tendría mucho sentido este comentario. No sé hasta qué punto será de interés esto que escribo. Tuve un blog (Anhelos de sumisión) que cancelé y me hice a un lado en la Dominación Femenina. Esto no significa que haya dejado de sentirme sumiso, ni mucho menos, eso es del todo imposible.

    El blog le cancelé debido a que leyendo una serie de ellos de Amas, todas, o la amplia mayoría, se quejaban amargamente de los falsos sumisos, y con razón. Escribir en alguno de ellos me hacía sentir que estaba siendo escrutado debido a todos esos que lo único que hacen es desvirtuar un tipo de relación como cualquier otra, ni más ni menos. Un poco diferente, sí, pero a la postre una relación. Me sentía como si tuviese que temer si escribía algo que no pudiesen compartir y me fuesen a poner la etiqueta de falso sumiso como posible fraude.

    Decir que me eché a un lado fue por circunstancias personales, no por dudas en lo que soy y siento, y que mi interior me dice que estoy en lo correcto y totalmente convencido.

    Dicho esto, la verdad es que en el pasado he leído unos cuantos blog y en ninguno había leído una entrada de como un hombre puede plantear su deseo de sumisión a una mujer. Como sumiso que soy y siento, es una pregunta que a priori puede parecer complicada, ya que estas relaciones están vistas como algo raro fuera de los videos para adultos, pero es más sencilla de lo que parece. La cuestión a la hora de plantear si arrancarte a intentar someterte a esa Mujer o no es sencilla, pero hay que seguir unos pasos que podemos decir que son de «obligado cumplimiento», como todo en la vida, y que siempre deben ir por delante: ser honesto con la Mujer a la que se pretende pertenecer, decirle la verdad y ser claro al comunicarte. Obviamente lo primero que tienes que hacer es ver si la Mujer que pretendes que sea tu Ama tiene alguna inclinación a la Dominación o es receptiva a ella. No es poner un anuncio en el periódico diciendo lo que eres, pero sí tratarlo con naturalidad. En una conversación, si esta es fluida, hay información para ir preparando el siguiente paso. Debes tener en cuenta que si no tiene inclinaciones dominantes, el problema puede ser doble si insistes en seguir con ella, ya que al final pueden surgir sentimientos de amor y aparecerá el sufrimiento, y bastante más complejo de afrontar; pero es cierto que muchas mujeres no es que no sientan atracción por dominar a un hombre y hacerle su sumiso, sino que debido a la sociedad patriarcal y machista, muchas mujeres ni siquiera se lo han planteado, ni en serio ni en broma. Si Ella no da síntomas de ser Dominante, puedes seguir adelante, porque como digo, al igual que algunos sumisos se cohíben ellos mismos, en la Mujer Dominante más aún debido al repugnante machismo que se resiste a desaparecer.

    Si al decir alguna frase o palabra acerca de que en una relación la mujer es la que te gustaría que llevara el mando ella no se siente contrariada sino más bien receptiva a la idea, se puede ir ahondando más en ir personalizando ese sentimiento de ser quien en dicha relación te gustaría ser quien obedecieses. No es dar rienda suelta a los sentimientos y decirle que tu felicidad será reflejo de la suya siendo de su propiedad sirviéndole para hacerle la vida lo más fácil posible, pero si ir dejando ver por donde y como sientes. Ejemplos hay por millares; desde abrirle la puerta; pase usted señora, y ver su reacción. ¡Qué tomas! ya traigo yo lo que quieras. Preguntarle si quieres que le acerques a algún sitio. Si la respuesta es asertiva, al llegar, volar para abrirle la puerta, que se sienta especial, cuidada, no en el sentido de ser débil, sino de que te preocupas por facilitarle el día a día. Ayudarle a ponerse el abrigo, Lo suyo es que si llevas un tiempo hablando con ella y se siente receptiva a seguir quedando o tomando algo, aunque no sepa lo que sientes, es ir dejando pistas. Una cosa que no suele fallar en ninguna relación incipiente, son pequeñas «bromas» o guiños en los comentarios, ya que se ve la reacción. Si en una de esas bromas te pregunta por seguir el hilo:

    -¿Te gustaría que te dominaran?

    Miras a los ojos.

    -Pues sí. Está bien, o eso creo. No ir de experto.

    Claro, conciso y sin mentir. No se es una moto a la que dirigen, se es una persona con sentimientos y capacidad de sentir, esa es la grandeza en la entrega. ¿Es malo sentir esto? No, es maravillosamente distinto.

    Esto no tiene por qué ser así, cada persona es un mundo, pero para quien no se atreve o no sabe como empezar, creo que es un buen comienzo.

    La verdad es que a veces no creemos que el camino más corto entre dos puntos es la línea recta y damos demasiadas vueltas. ¿Qué puede pasar, que después de un tiempo prudencial de charlas te digan que no? Ese ya le llevabas desde el principio.

    En definitiva, las relaciones humanas son complejas, algunas más que otras, pero tampoco son física cuántica, es cuestión de poner en práctica el don que tenemos, la capacidad de hablar, de transmitir.

    Le gusta a 1 persona

    1. Una pena que cerraras el blog, no hay tantos de sumisos y mucho menos que se vayan actualizando. Comprendo que dé pereza, Yo soy la primera que me quejo, y aún así creo que son necesarios. A todos nos pueden catalogar de fraudes y más con lo dinámica que están las redes y los trols actualmente e imagino que lo que te llevó a cerrarlo sería un cúmulo de circunstancias, en realidad. De todas formas, me alegra que hayas participado y que te hayas tomado un tiempo en escribir. Espero que sigas haciéndolo. Un saludo. ScheherezadeDom

      Me gusta

  2. Realmente para una relación sea seria, que mi pareja sea sumiso o amo, es importante hablarlo, preferiblemente antes de empezar a mentir. Puede pasar que los “vainillas”, (término que indica una falta de respeto hacia la persona que está contigo), te rechace por mentir sobre tus gustos, tan respetables como los suyos. Igual entra en el juego o no. Pero ocultarlo es un error.

    Le gusta a 1 persona

  3. De mi experiencia con hombres (la mayoría de ellos , tienden a ser sumisos cuando se topan con una mujer de carácter dominante), ellos buscan una sexualidad de tipo sumiso donde sus fantasías se cumplan. No está mal, pero en ese terreno es donde se producen los choques.

    Lo que es para mí «dominar» y me produce placer no necesariamente es lo que para ellos «someterse» (lo que les produciría placer).

    Entonces, no funcionará. No es algo que se pueda aprender. Es algo que lo sientes o no. Porque no existe la «escuela para aprender a someterse» porque ellos buscan someterse a los que les produce placer sexual. Si les produce placer tus formas, OK, se someterán. de lo contrario, no funcionará. Nunca lograrán que un hombre «aprenda» a gozar con una clase de sumisión que no le interesa.

    Son adultos buscando goce sexual, no niños que requieren educación.

    Le gusta a 1 persona

    1. Cierto. Los sumisos suelen ser sumisos hasta cierto punto y, es lógico, en el sentido en que si no sienten placer se van a marchar. Aquí estamos para disfrutar ambos, qué duda cabe, si no estaríamos en terreno patológico. Estamos porque nos gusta, nos hace sentir bien y disfrutamos. Otra cosa es ir descubriendo cosas que ni uno se imaginaba que sentiría placer con ellas, eso sí es posible y recomendable porque nos hace salir de nuestra zona de confort que al final, al ser tan limitante, nos hace aburrirnos como ostras. Un saludo, Dama. Gracias por su sensato comentario.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s