Feminizar no implica degradar a la mujer


Intento dejar de lado las ideologías cuando me pongo a escribir sobre BDSM. Intento que mis entradas partan de mis experiencias, de mis conversaciones, de mis aprendizajes y observaciones y rehuyo explícitamente cualquier posicionamiento tanto ideológico como político porque considero que este ámbito del BDSM o de la Dominación Femenina debe quedar más allá de esta cotidianeidad de implicaciones dogmáticas.

Veo, en cambio, auténticos abanderados dentro del BDSM respecto a temas de la ideología de género, del feminismo más radical o el machismo más solapado llevando a cabo relaciones bastante simples, a mi juicio, y relacionando aspectos que por más que reflexiono no veo que tengan que ver. Uno de los temas en donde se está poniendo el punto de mira de los/-as feministas es en la feminización del sumiso porque ven una degradación de la mujer, y Yo, sinceramente ni entiendo este punto de vista ni lo comparto, y, para dar mi opinión debo dedicarme un rato a construir un discurso coherente sobre este tema. O al menos, intentarlo.

Feminizar a un sumiso es una práctica bastante habitual dentro de la Dominación Femenina. Hice un par de entradas al respecto hace tiempo. Cuando empecé a leer sobre prácticas FemDom reconozco que no veía la relación entre feminizar y Dominación Femenina, la verdad, y así lo recojo en esa entrada. Estuve buscando información y me fui encontrando con sumisos que eso les gustaba y dejaba que se explicaran para poder entenderlo. De ahí que es, no sólo a través de mi experiencia en la feminización, sino a partir de las numerosísimas conversaciones con sumisos de todas las edades cuando pude comprender, siempre hasta cierto punto porque no me puedo poner en el pellejo de nadie, qué era lo que les movía a ellos y el porqué de esa necesidad o deseo, aunque ni ellos mismos tengan claro porqué desean eso. ¿Cómo se explica racionalmente una excitación sexual cuando la sexualidad queda fuera de la razón?

En la primera entrada sobre feminización explico los dos tipos que Yo entiendo que existen dentro de la Dominación Femenina: los crossdresser y la forzada. El primero, los sumisos crossdresser, no siente humillación al ser feminizado puesto que necesita ser feminizado y considera que su sexualidad se desarrolla y es más libre al ser feminizado. Luego, nada que ver con sentir que la mujer sea inferior puesto que ellos aspiran a sentirse mujeres aunque sea en rol y durante momentos concretos. Ven a la mujer como un ser casi supremo, así que no encaja con la degradación que muchos consideran que se somete a la mujer con la feminización. Dentro de los crossdresser, en español las travestis de toda la vida, están las Sissy-Maid que es un caso particular y con características propias. En la entrada de la Sissy-Maid hay una entrevista con Luna de Cloe, ahí deja bastante claro que no siente con la feminización ninguna humillación. Sigamos.

El caso más peliagudo es la feminización forzada que ya sí implica humillación, como siempre que se fuerza algo y entra más en el ámbito de la humillación del BDSM, que, imagino, dentro de poco también será examinado con lupa y denostado por las cabezas biempensantes y políticamente correctas que están en este mundo. Y lo digo sin tener la más mínima duda al respecto de que si condicionáis tras intereses políticos, ideológicos, convencionalismos y modas y lo enredáis con vuestra sexualidad lo que vais a conseguir, en buena medida, es que tras una aparente transparencia dejaréis de sentiros libres. Estaréis menos atentos a vuestras emociones y sensaciones anteponiendo eslóganes y consignas. Seguid, por favor el siguiente razonamiento conmigo: si os cuestionáis la humillación, si tampoco os parece que una mujer o un hombre ejerza dominio sobre vosotros, si no veis que usar a alguien sea sano dentro de una aceptación consciente por amas partes, etc. no tiene sentido que digáis que estáis en el BDSM. ¿Podéis tener una vida sexual plena? ¡Por supuesto! El BDSM no lo es todo, afortunadamente, pero tiene un sustrato especial con unas características propias. Y una de sus características es el empleo de la humillación. ¿Que no te gusta la humillación? Pues fenomenal, nadie te invita a que te guste, lo que sí debes tener en cuenta es que para muchísimas personas la humillación es un placer de dioses y que forma parte de una práctica habitual del BDSM

¿Por qué se siente placer siendo humillado? Porque la vergüenza a veces mueve redes neuronales cercanas a la excitación sexual. Eso es un tema para un neurólogo aunque se sabe que las redes neuronales no son compartimentos estancos que se encuentran aislados sino que hay ámbitos y parcelas que se entremezclan

Se humilla sexualmente incluso en el sexo vainilla y se tiene como lícito sin hay consentimiento. Cuántas mujeres, por poner un ejemplo, tienen a gala que ellas son putas en la cama y señoras en su casa. Yo eso lo he oído en comidas con mujeres vainilla, así como que ya de forma privada confiesan que les gusta que les digan zorra, o que sean enérgicos con ella y le cojan la cabeza para realizar una felación o que las empotren sin miramientos. ¿Eso es objetualizar? Para muchos será que sí, así que todo dependerá de la perspectiva pero a la mayoría de ellas se las ve felices cuando hablan de ese hecho. Así que si queremos usar el papel de fumar para todos los comentarios podemos dedicarnos únicamente a trabajar en una tabacalera y no vivir.

Vuelvo a la feminización. Si nos atenemos a las innumerables conversaciones con sumisos que he podido tener en estos siete años de Dominación femenina los sumisos no sienten la humillación empleando términos femeninos como si se tratara de que la mujer sea algo inferior. Para nada. La mujer es a la que admira, a la que adora (no a cualquiera, sino a la que le domina) así que no comprendo la argumentación de que al ser feminizado sea hacerle inferior. Me parece una simpleza y los sumisos no son simples, para nada. Puedo no saber cuál es el mecanismo neurológico o psicológico que lleva a sentir de humillación como una poderosa sensación de excitación, pero sí sé el efecto que crea y todo lo que mueve.

La humillación siendo feminizado físicamente con el uso de ropa o maquillaje tiene más que ver con la excitación de lo grotesco. Ellos se sienten ridículos vestidos de mujer, no porque las vean a ellas ridículas sino que con sus formas y sus andares masculinos se sienten ridículos con tacones, por ejemplo, y es en ese sentirse ridículo en donde se excitan. Es exactamente lo mismo en lo ridículo que se sienten muchos con tener un pene pequeño y se excitan cuando se hacen burlas sobre su apéndice mínimo. En este caso ¿les hace sentirse inferiores? Parece que sí, inferiores respecto a otros hombres y respecto a las mujeres puesto que un pene pequeño (según el sentido erótico de la humillación) no sirve para dar placer a la mujer. Pero, observen, se sienten inferiores ellos, no se sienten inferiores respecto a que se veje a nadie fuera de ellos, no se burlan de otros hombres se burlan de sí mismos. No sé si me explico. Al ser vestidos como mujer se sienten inferiores porque se ven ridículos no que vean a la mujer inferior, todo lo contrario, la admiran más porque hacen de ellos un ser ridículo. Les despojan de aquello que para ellos es la seguridad, su género, su hombría, se sienten indefensos y se postran porque son Dominados hasta el extremo de renunciar a lo que para ello es más querido: su masculinidad. Yo, sinceramente, sigo sin ver que se degrade a la mujer por ningún lado.

Ya no sé si quedan Amos así, pero antes algunos Amos disfrutaban de ver a la sumisa con trajes de chaqueta de hombres, incluso pintaban bigotes y salían a cenar con ellas de esa forma. ¿Podrían ellas sentir excitación de esa guisa? Sinceramente no lo sé porque hablo de oídas en este tema. Pero también ha existido, y me viene a la memoria alguna escena de Nueve Semanas y Media. Así que me parece que cargar contra la feminización desde el punto de considerar a la mujer inferior habla más de los prejuicios de muchos de vosotros que de los propios sumisos, y me perdonáis si os molesto, porque no ha habido ni un solo sumiso que me haya dicho esto. Jamás.

También ocurre que en nuestro idioma, maravilloso idioma que se están cargando con simplezas, no tenemos términos tan potentes como puta, zorra que abarque el significado en masculino, así que cuando lo empleamos en femenino para ellos es sentido como un orgullo. Eso no lo he visto escrito en ningún lado, pero es la pura realidad. Que a un sumiso le digas zorra es sentirse valorado y no podemos emplear ese término en masculino porque carece de significado y los matices semánticos se pierden por completo. De ahí que empleemos los adjetivos en femenino. Es una humillación, sí, pero también es una VALORACIÓN de lo buen sumiso que se es.

Cuando se le dice puta, para el Ama que tiene dos dedos de luces y sabe de la psicología del sumiso, es, en muchas ocasiones, un reconocimiento a su valía como sumiso

No debemos olvidar nuestro idioma, no debemos olvidar ni dejarnos contaminar por el tema de género aquí, porque no tiene sentido. Se está tergiversando, a mi juicio, cosas que no son extrapolables entre la reivindicación de género y el sentir sumiso que va por otro lado. El sumiso psicológicamente es un ser complejo, que no pone la racionalidad más que en su vida diaria y que, desde luego, no se atiene o no debe atenerse a ideologías si quiere disfrutar de su sexualidad. Porque sentirse no tiene que ver con ideologías y si esta te condiciona, me parece a mí, impide ser en un ámbito, la sexualidad, en que ese tipo de contaminaciones da problemas.

Sólo hay que ver cómo se sienten de orgullosas las sumisas cuando sus Amos les dicen putas, pues ese es el único sentido, y no otro, el que tienen los sumisos. Para las sumisas tiene un punto humillante y para los sumisos también (con doble vuelta, es cierto) por eso para ellos ese calificativo es aún más estimulante, si cogemos el papelito de fumar ¿por qué las sumisas permiten y disfrutan de ser denominadas putas, perras, cerdas, guarras por su Amo? ¿Las putas son mujeres inferiores? Creo que nadie diría que son mujeres inferiores ¿cierto? Y, acaso por aceptar lo políticamente correcto en el respeto de la no dualidad de género ¿os pone que en medio de una sesión os digamos… zorre, pute, cerde? Pa mí que no, aunque os invito a probarlo.

¿Veis como si intentáis politizar o ideologizar el BDSM se nos deshace entre las manos? Porque si la máxima es no hacer sentir a una mujer degradada en ningún ámbito, ¿sería lícito pensar y/o aceptar la sumisión femenina? No me queda tan claro, quizás es buen momento para pensarlo.

Por supuesto, al que no le guste ser feminizado me parece bien, a la que no le guste feminizar pues también. Todos tenemos el derecho a hacer con nuestra vida lo que nos plazca pero me gustaría que esta entrada haya servido para reflexionar un poco sobre cómo lo veo Yo y lo ven muchísimos de los que vivimos la FemDom en real.

Saludos

ScheherezadeDom

7 comentarios sobre “Feminizar no implica degradar a la mujer

  1. Corren malos tiempos para las personas que no practican las ideologías. No puedo continuar el comentario si no expreso lo que pienso de ellas. O mejor dicho, de la única. La que verdaderamente ha sido desde mitad del siglo XIX la sustituta de la religión: la lucha de clases. Y lo siento, pero ni existe Dios ni la la lucha de clases debe guiar nuestra forma de entender el mundo. Y hoy en día, hay gente que de todo corazón está convencida que existe un mundo mejor si dedican su existencia a luchas, que en algún momento resultan grotescas por su enorme incoherencia en algunos casos. En este contexto, los que consideran que el mundo es un lugar horrible debido al capitalismo, han encontrado en la lucha contra el patriarcado un poderoso aliado de combate. Decir esto, en los tiempos que corren, es casi subversivo. De la misma manera que lo era en el siglo XVII no creer en Dios. Entonces el ateísmo era la máxima expresión de la maldad. Ahora lo es el fascismo, etiqueta fácil para todos aquellos que creemos en una sociedad transversal en la que resulta imposible que todos los de un bando coincidan en todo y todo los de otro hagan lo propio con otro tipo de opiniones.

    En este sentido, es inevitable que haya personas que tengan que llevar a la sexualidad su forma de entender el mundo. Los que todavía recuerden los antiguos canales de irc, recordarán aquellos chats americanos en los que se reunían los Bdsm-Christians, que no eran más que personas que necesitaban conciliar sus creencias religiosas con la práctica de nuestra sexualidad. Absurdo, ¿verdad? Pues lo mismo de idiota resulta intentar conciliar la práctica religiosa de la ideología de género, con la práctica del bdsm.

    Dicho todo esto, a mi, como sumiso, la feminización es una forma de ceder el poder. Si te entregas a alguien, si le concedes que disfrute de ti, en mi caso, le cedo también que me vista o me obligue a comportarme como le venga en gana. Como le cause más placer, en definitiva como le salga de los ovarios.

    Lo último que se me ocurriría pensar es que es una práctica degradante para la mujer. Que afirme esto alguien fuera del bdsm, puedo entenderlo, pero que lo haga alguien de este lado de la valla, me resulta tan absurdo como aquel MasterGod de Alabama que conocí en aquel canal de irc hace ya muchos años.

    Pero en fin, en España ya creo que no caben más tontos. Malos tiempos para el bdsm.

    Le gusta a 1 persona

  2. El BDSM anda de capa caída y probablemente deje de existir como subcultura, lógicamente las prácticas seguirán existiendo porque ese tipo de gusto es inherente a muchos seres humanos. Imagino que muchas voces terminarán callándose por puro aburrimiento y porque cada vez hay menos gente dispuesta a defender los presupuestos básicos del BDSM ya que son políticamente incorrectos. Normal, por otra parte. Lo que pasa es que la incorrección ahora viene de otra ola, antes era de lo convencional o de la “normalidad” y ahora es de la extrema, supuestamente extrema, apertura y respeto, supuesto respeto, a todo tipo de sexualidad, género, sexo, grupo social, etc. Que está muy bien, evidentemente, pero nos aleja de las particularidades del BDSM.
    Creo que este tema daría para otra entrada polémica y bien saben los que me siguen que rehuyo de las polémicas porque gastan energía que me hace falta para otro tipo de intereses. Quizás algún día, cuando sepa más, dé con el tono y la forma de la destrucción del BDSM y me quede un bonito epitafio. Una loa a lo que fue y a lo que no será porque ya ni es.
    Gracias, miguel, por tus siempre lúcidos e interesantes comentarios.

    Me gusta

  3. Hace años , emitieron por TV un programa que era algo así como “21 días de BDSM”
    Entraba la reportera cual “Historia de O. Capítulo 0” a descubrir este mundo. Iba probando diferentes prácticas , pero delante de la cámara reconocía que ninguna le entusiasmó .
    ¿Motivo? Si me pongo a jugar al fútbol con 40 , cuando la última vez que lo hice fue en mi comunión , puede ser que juegue , pero voy a causar vergüenza . Este programa fue casi lo mismo.
    En el BDSM , o se está o no se está . No hay medias tintas
    Que venga una feminista que no tiene ni idea de qué va esto a pontificar, que es lo que mejor hacen, es como si yo me pongo a explicarle el pensamiento de Marx.

    Si está metida en el BDSM, le recordaré aquella famosa frase que es : “Vaya mi… de fetiches que tienen los otros. Los que molan son los míos “

    Y ya puestos a hablar del feminismo actual , lo veo como la frustración del comunismo de toda la vida al comprobar su fracaso.
    Al no poder imponer su doctrina económica , ahora se dedica a intentar imponer su doctrina social. El proletariado ha sido machacado en occidente y ahora hay que buscar algo para seguir con la lucha ( pongamos el patriarcado , o la revisión de la historia con los ojos del S. XXI )
    Malos tiempos . Si hoy Sade escribiera “La filosofía en el tocador” acabaría en el mismo sitio , la cárcel. Esta vez por decir alguna cosa contra algún colectivo desfavorecido .
    Hemos pasado de la Iglesia censora , al pensamiento “progresista correcto” censor.

    Discrepo en que el BDSM desaparecerá . Seguirá como hasta ahora y añadirá nuevos fetiches. Nuestra cabeza es un universo , solo debemos vigilar a los que intentan que no lo exploremos

    Gracias por el post

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por dejar tu comentario. No intenté hacer una entrada sobre feminismo radical porque creo que el feminismo se está politizando y se está manipulando de forma abyecta. Pretendí mantenerme en mi idea original de que no por feminizar se degrada a la mujer como si esta fuera inferior. No veo la correlación esa tan extendida en estos momentos y no la comparto. Como nada de esto es demostrable como una ciencia empírica partimos de opiniones y experiencias, así como de razonamientos que al final pueden escaparse de la propia lógica puesto que acabamos hablando, muchas veces, de sentimientos y, al final, acabamos en yo creo, yo siento o a mí me parece. Lo que nos limita a la hora de argumentar nos enriquece a la hora de plantear una exposición coherente. Que es lo que Yo trato de hacer, al fin y al cabo, ser coherente y vivir en mi coherencia personal.
      Nuestra cabeza es un universo y nadie, excepto nosotros mismos, puede evitar que la exploremos. Saludos y gracias

      Me gusta

  4. Alegres y muy contentos de encontrarle de nuevo por estos, sus lares.
    Nosotros entendemos que el BDSM es una forma de entender la sexualidad, como tantas otras que pueda haber. El objetivo de cualquier forma es el disfrute y gozo de los protagonistas y a la vez forma parte de la privacidad e intimidad de la pareja. Al igual que no se nos ocurriría comentar si el sexo oral es ……, o sobre la frecuencia de los orgasmos en la pareja, o si la postura a realizar es más o menos ……., no entendemos ni permitiremos nunca que nadie opine sobre cómo desarrollamos nuestra sexualidad, porque es algo que solo nos concierne a nosotros dos.
    A partir de esta reflexión y en referencia a su entrada, la “feminización” es una de tantas formas de llevar a cabo la sexualidad. Hoy día se pretende opinar sobre todo y en muchas ocasiones desde el desconocimiento total del tema o desde la frustración personal de no ser capaz de expresar tu verdadero deseo. Por ello no debemos caer en la tentación de contestar a comentarios de este tipo que solo pretenden enarbolar la bandera de la igualdad cuando en su vida privada no la practican.
    Estamos hoy día hartos de que la política y las diversas “ideologías” pretendan regir nuestras vidas e incluso las áreas de ésta más íntimas y privadas. Bastante con tener que pasar por el aro a diario con tantos Decretos, Instrucciones y Órdenes dadas por quienes no tienen idea de la realidad o simplemente la sesgan para su interés personal. Por ello solo faltaría también que nuestra sexualidad estuviera regida por idearios políticos e ideológicos.
    En una relación BDSM / FENDOM es el Ama quien dispone y controla a su sumiso. Si Ella desea feminizarlo supone una humillación para el sumiso pero entendida como un goce al obedecerle y complacerle con su obediencia. ¿Como se va a sentir degradada esa Mujer si lo que manda hacer a su sumiso le supone aumentar su control, obediencia y dedicación hacia Ella, a la vez que un goce y una excitación?, es una opinión de alguien o algunos que no saben de la misa la mitad por decirles algo “bonito”. Un sumiso se caracteriza por ensalzar a la Mujer, su Ama, amándola hasta límites que en pocos tipos de relaciones se llega a dar.
    La mujer en la relación FENDOM es tratada como una Reina por su sumiso, al dedicar éste su vida a complacerle, a conocerla para hacer de su vida un lecho de rosas, entregándose a Ella por completo hasta el punto de hacer suyos los deseos y gustos de Ella, ofreciendo también su cuerpo para ser usado según disponga Ella y alcanzando así el sumiso su felicidad plena ( no confundamos sumiso con persona carente de personalidad)
    Nos reiteramos en esa frase de “vive y deja vivir” y sus frustraciones que no las traduzcan en ataques a quienes gozan de esa libertad de poder hablar con su pareja manifestándole sus gustos y sus deseos viviendo en un estado de plena felicidad.

    Le gusta a 1 persona

    1. Como siempre es un placer leer vuestro comentario. No suelo entrar en discusiones absurdas pero a veces no queda más remedio que entrar porque sólo se lee este tipo de voces que asumen que ese argumento de la degradación es la única forma de ver la feminización del sumiso. Intento mantenerme al margen especialmente porque hay postulados actuales de una beligerancia extrema y Yo vivo muy bien en mi reducto de tranquilidad viviendo la Dominación Femenina como me place en mi coherencia responsable y meditada de cuál es el papel del Ama y cuál es el papel del sumiso desde el respeto no sólo a los roles, sino a los géneros, al feminismo más auténtico, al de la igualdad. Ese feminismo que está siendo ninguneado y que ya muchas mujeres empiezan a renegar por el uso indiscriminado del término para cometer tropelías y desmanes que no era característica ni deseo de la mujer. En fin, tiempos revueltos. Intentar mantener una FemDom limpia de ese tipo de abusos parece uno cometido absurdo si nos leyera cualquier persona ajena a este mundo, lo que sorprende es que acabemos defendiéndonos incluso desde la Dominación Femenina y el BDSM.
      Mis saludos, besos y abrazos personales y mi respeto a SEÑORA

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s