La castidad o sentirse suyo

 

Por control de la castidad del sumiso se entiende la supervisión constante de sus masturbaciones y orgasmos. Para llevarlo a cabo se puede usar un cb (dispositivo de control) o hacerlo mediante peticiones de permisos y órdenes. Permitir llegar al orgasmo o no es decisión de la Dómina. Para mantener un control de la castidad sin dispositivo el nivel de comunicación entre Dómina y sumiso debe ser muy alto y la confianza de él y en él debe ser muy fuerte, que la Dómina no tenga ningún género de dudas de que el sumiso la obedece. Cuando se conoce las costumbres del sumiso no es difícil saber si corresponde lo que le dice a sus hábitos. Por esto es tan importante las conversaciones previas y a lo largo del proceso de sumisión.

Cuando se está comenzando con una relación D/s aclarar este tipo de cosas debe formar parte de las conversaciones ineludibles a la hora de llegar a los acuerdos. Yo siempre he aclarado desde el principio que para mí el sumiso o la sumisa que Yo aceptara debía acceder a mi férreo control respecto a sus masturbaciones. En el caso de no asumirlo quedaba descartado.

Cada caso es un mundo y las necesidades sexuales de cada persona son distintas. Hacerse con información es fundamental y la escucha de la Dómina debe ser paciente hasta que se haga con, entre otras cosas y respecto al tema que nos ocupa,  la frecuencia de sus masturbaciones en líneas generales, si tiene pareja estable, si necesita tener relaciones sexuales esporádicas, si se masturba para relajar tensiones diarias, qué usa para ellas, etc. Todo esto nos va a facilitar su control. Recuerdo un sumiso que acostumbrado a dos masturbaciones diarias me notificaba muchos dolores de testículos si llevaba dos días sin vaciarse. El nivel que se vaya alcanzando de castidad debe ser proporcional a como se vaya sintiendo el sumiso. No es únicamente lo que nos apetezca a Nosotras, a ellos debemos tenerlos en cuenta. Siempre hay que partir del hecho de que lo mejor es ir poco a poco, que la sensatez y la coherencia es el mejor arma que tenemos para someter.

No es lo mismo el control de la castidad de alguien que está solo o de alguien que debe atender a sus funciones maritales o tiene una follamiga/o al que ve con relativa frecuencia.

Si acepta a ser controlado teniendo pareja, lo más sensato es dejar al margen esa relación. Un Ama debe respetar y no inmiscuirse en asuntos personales, familiares y profesionales del sumiso, a no ser que él lo requiera y el nivel de confianza con su Ama sea muy intensa. Así que si Ud. va a llevar mal el hecho de que su sumiso tenga relaciones con su mujer, lo mejor es que busque a alguno que no tenga pareja. Los celos también pueden aparecen en la FEMDOM  Celos y Bdsm

Si Ud considera que le resulta aceptable que Su sumiso esté casado, lo más probable es que todo el tiempo que tenga libre su cabeza sea para su Ama. Ahí es donde puede hacerse la intervención respecto al control de castidad. Por ejemplo, se le pueden provocar erecciones, si al Ama le divierte como un juego, para hacerle sufrir o como castigo, y luego negarle la posibilidad de resolver ese deseo dejándole de esa forma alerta y ansioso, mucho más receptivo y anhelante para la próxima sesión.

En el caso de que el sumiso no tenga pareja el control puede ser más amplio. La castidad es un medio extraordinariamente eficaz para que el sumiso se sienta controlado durante todo el día sin necesidad de estar en presencia del Ama. Los sumisos sienten que al entregarse a un Ama su cuerpo deja de pertenecerles porque la llave de su placer la deposita a los pies del Ama. La entrega del cuerpo es algo simbólico e indica la pertenencia mental. Al ceder su cuerpo y no poder hacer uso de él, se sienten sometidos y controlados. Deben demostrar obediencia todo el día con ese gesto de cuidar su cuerpo para el uso de su Ama sin poder tocarlo más allá de mantener la higiene.  Hay distintas formas de controlar su castidad y, por supuesto, debe ser consensuada la toma de decisiones al respecto

Impedir la eyaculación hace que el sumiso esté más atento, más ofrecido, más obediente, más controlado. Eso para una relación D/s es algo bueno y es el objetivo a largo plazo. Pero, a mi juicio, debe el Ama ponderar si esos beneficios para la relación D/s le pueda perjudicar en su vida cotidiana por distintos motivos como exceso de estrés o ansiedad. El Ama atiende a todas las facetas de la persona en su integridad, no sólo en cuanto a ser sumiso, al menos como yo entiendo el vínculo D/s. Quizás debamos aflojar el control de la castidad de vez en cuando, permitir que se masturbe, para que el sumiso sienta que su Ama lo cuida y está pendiente de él como persona. ¿Disminuirá su sumisión? No, y lo digo de forma categórica, aunque leamos que sí en otras páginas. La sumisión es algo mental, si el sumiso se siente atendido, valorado, comprendido en sus necesidades como hombre o mujer adulta, sentirá agradecimiento y redundará en su sincera sumisión. ¿Que de esta forma es más lenta? Puede ser, pero para mí es más sano y más eficaz a la larga.

No se deje llevar por esas páginas en donde se lee a sumisos que llevan meses con un cb sometidos a castidad férrea, nunca se sabe hasta dónde llega la fantasía de los que escriben y hasta dónde es real. Si, en el caso de que fuera real, se ha ido alcanzando esas cotas de tiempo sin eyacular de forma sana por ambas partes. Si esa carencia de eyaculación es deseo de ambos. Mantener un dispositivo de castidad durante meses puede llegar a dejar al sumiso sin erección. Hay que ser conscientes de este tema. ¿Ese es el objetivo a conseguir? ¿Es deseo de ambos? Porque un Ama puede ser muy estricta con la castidad y pedir a un sumiso que lleve un cb puesto durante meses, como no coincida con el deseo del sumiso dudo que acabe bien.

Que el sumiso asuma el hecho de la castidad por imposición del Ama, no significa que renuncie a su sexualidad per se, sino que la va a sentir potenciada de manera muy intensa. Para mí ese es el objetivo de la castidad, respetando las otras opciones. Que se sienta mío porque su deseo sexual, entendiendo lo sexual como algo más allá de la carnalidad, pasa por mí, porque me cedió su cuerpo de forma voluntaria sabiendo que lo cuidaría desde todos los ámbitos mental y físico. Para que se sienta sumiso.

 

 

 

4 comentarios sobre “La castidad o sentirse suyo

  1. Hola, bienvenida nuevamente a éste, su blog. Muy interesante su artículo y como no podía ser de otra manera estamos de acuerdo con usted.
    El control de castidad es un aspecto más en la relación Ama/sumiso que contribuye a conseguir ese control total del sumiso por parte de su Dueña.
    Como su título dice, es “control” y ese control es la base de cualquier relación de dominación/sumisión. El hecho de usar un CB, un cinturón de castidad, o cualquier otro artículo para ello no es del todo necesario aunque forma parte de la “parafernalia” que usamos los que así nos sentimos. En nuestro caso, mi Ama dispone de un CB6000 y de un cinturón de castidad que me hace usar cuando a Ella le apetece, incluso cuando salimos a la calle.
    Sin embargo, consideramos que el verdadero control se debe ejercer de una forma mental y para ello es necesario una comunicación y una confianza total entre sumiso y Ama. De nada sirve colocarle al sumiso este tipo de artículos de control de castidad si “a escondidas” tiene sus orgasmos individuales para su propia satisfacción.

    Le gusta a 1 persona

    1. De nada sirve obligar al sumiso a nada si él no siente esa necesidad. Cualquier tipo de orden u obediencia debe ser dicha en el contexto adecuado del conocimiento mutuo. El “lo haces porque me da la gana” no va a funcionar a la larga, Yo siempre explico el por qué de la orden, sólo en casos puntuales no lo hago y él ya sabe que detrás de eso hay una enseñanza concreta que sentirá o explicaré más tarde.
      Por cierto, buenas tardes. Cierto que he andado perdida, demasiadas ocupaciones y poco tiempo para dedicarme un rato a escribir, pero bueno, así cuando me siento lo hago con la ilusión de seguir comunicando y no como un obligación autoimpuesta porque como comprenderéis esto de escribir un blog es un ejercicio bastante solitario.
      Como siempre muchas gracias a ti y a tu Ama.
      Un saludo a ambos

      Me gusta

  2. La castidad, para mí, no es sentirme es saberme suyo. Entrego mi sexualidad, para que quien tiene el poder la dirija, disfrute, utilice a su antojo, porque su antojo es mí placer. Mí placer no es eyacular, masturbarme, follar…esos son microplaceres incomparables al placer de servir, al placer de que cada parte del cuerpo y la mente del sumiso es usado para el placer de la Ama

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s