Un sumiso no es un cleenex

En las redes sociales es muy frecuente leer comentarios a propósito del uso del sumiso, algo que en principio da mucho morbo pero que puede llegar a ser peligroso si se entregan a la ligera al primero que pase. El sumiso necesita y desea ser usado, es una de las leyendas más frecuentes de las fotografías que pululan por internet y hay que pararse y reflexionar sobre ello. ¿Ser usado por cualquiera? Eso sería una locura. No, por quien se lo gane. Y ganarse a un sumiso no se consigue con dos saludos, o no debería ser así.

Da la sensación de que hay pocas personas que dedican tiempo a leer y a informarse respecto a lo que es el BDSM y, concretamente lo que es el FEMDOM. A la mayoría simplemente les puede y les mueve el morbo. Se hacen con cuatro o cinco eslóganes, ven unos vídeos y ya creen que están preparados para usar y ser usados, dependiendo del rol. Y en el FEMDOM aún se da más este sinsentido. Hay muchísimos perfiles metiendo mucho ruido en el ambiente lo que hace que personas con buena intención y curiosidad por descubrir su sexualidad, caigan en errores y saquen la conclusión de que lo que predomina en el BDSM son Amos y Amas deseando cazar todo lo que se mueve así como sumisos que desean entregarse al primero que les contesta en un chat. ¿Que estas personas existen? Por supuesto, muchísimas, pero eso no es BDSM. La mayoría no salen de detrás del ordenador, desde ese mirador cualquier fantasía es realizable con un mínimo de costo e implicación personal.

Una cosa son las redes sociales y otra la realidad del BDSM. Al FEMDOM se le añade, además, la visión de que nada se consigue sin dinero y sin tributar, visión del sumiso. Así como muchas mujeres que entran en el FEMDOM piensan que van a tener a su disposición servidumbre suficiente sin dar nada a cambio. Otras que van a conseguir una vida de lujo con algunos insultos. Craso error.

Hasta que no asumamos que el BDSM tiene unas normas, y que las personas tienen responsabilidades inherentes a los roles que desempeñan, todo acabará como este refrán que me encanta: a río revuelto ganancia de pescadores. Y lo que hay que tener claro es que tan perjudicados salimos unos como otros.

Si apostamos por un BDSM alejado del maltrato y los abusos, Paradojas del Bdsm: acuerdos, no maltrato. puesto que nada tiene que ver con ello, debemos TODOS estar atentos en no caer en las prisas. Precipitarse puede llevar a decepciones y desengaños, a alejarnos de este mundo que consideramos nuestro y apropiado a nosotros, seamos del rol que seamos.

Lo primero es ser muy consciente de lo siguiente: JAMÁS debemos olvidar que tratamos con PERSONAS en primera y última instancia, no solo con roles. Este me parece el error más habitual al contactar con alguien vía internet, en páginas específicas o en redes sociales.

Un sumiso bien informado es la mejor garantía para evitar caer en manos de desaprensivos, peligrosos y descerebrados. Si el sumiso únicamente se deja mover por el morbo de ciertas fotos y no se toma la molestia de conversar tranquilamente y sin prisas con los Dominantes, si lo primero que hace es ofrecerse, incluso dice estar dispuesto a cambiar de ciudad en la primera conversación, mal va. Carne de cañón o simplemente un pajillero que no va a llegar absolutamente a nada. Me he visto repitiendo muchísimas veces, ¿Qué haces ofreciéndote sin saber nada de Mí?

Si los Dominantes tenemos la responsabilidad de ser garantes del bienestar del sumiso, éste debería empezar por protegerse a sí mismo y que el morbo no le lleve a ser usado y tirado. Las malas experiencias pueden pasar factura física y psíquica. El sumiso debe cuidarse por sí mismo y no esperar que le cuiden, hasta que encuentre un Amo capaz, debe ser consciente de que puede caer en malas manos y que las prácticas BDSM son potencialmente peligrosas realizadas por personas poco equilibradas o inexpertas. Todo tiene un riesgo y estos deben ser minimizados al máximo posible. ¿Te tomas tiempo para valorar en qué manos te vas a poner? Si el Dominante tiene experiencia, si tiene poca, si no tiene ninguna en alguna práctica. Infórmate con cuidado.

El BDSM no es un juego de niños. Ni es un aquí te pillo aquí te mato. Implica responsabilidad y compromiso por ambas partes. Incluso para juegos esporádicos. Para que algún juego o sesión sea BDSM tiene que cumplir una serie se presupuestos ineludibles. Además de lo tan repetido de Sensato, seguro y consensuado se debe respetar la privacidad de las personas implicadas. Ser exquisito con el respeto de los límites. Las aristas de los límites. Conversar el tiempo que haga falta respecto a las fantasías y deseos, averiguar gustos comunes, porque si no existen es difícil que se sea compatible. Poner de manifiesto si existe alguna enfermedad que el Dominante deba conocer y viceversa. Todo se basa en acuerdos, incluso si en una sesión se incluirá actos explícitamente sexuales o no. Mediante la comunicación sincera y honesta también se vislumbrará si existe feeling. Algo fundamental y que a veces parece que se olvida. Todas estas conversaciones se deberían llevar a cabo sin necesidad de que se manifiesten los roles. Son conversaciones entre personas. Una vez ajustado estos detalles hay tiempo para que los roles aparezcan.

Sin toda esta comunicación básica, lleve el tiempo que lleve, me parece un error cederse.

El que menos prisas debe demostrar y sentir es el Dominante. Un Dominante precipitado y ansioso es un mal Dominante. Por mucho que el sumiso pueda apremiar, y llegan a ser muy apremiantes, especialmente los varones, el Dominante es el que debe mantener la comunicación y crear el clima de confianza suficiente y adecuado para que el sumiso se sienta cómodo y con ganas de entregarse. Es el que debe imponer el ritmo de acercamiento. La inteligencia del Dominante es fundamental a la hora de secuenciar conversaciones y citas. Por mucho que el sumiso desee ser usado, el Dominante debe saber cuándo y cómo es el momento adecuado. Entre otras cosas porque el Dominante debe tener la máxima información posible de una persona que se ponga en sus manos, valorar su autoestima, su experiencia previa, su disponibilidad, enfermedades, equilibrio psíquico, etc.

Por no extenderme más acabo con una pregunta bastante frecuente que me hacen los sumisos sin conocerme ni haberme visto, sin saber nada de mí más que una foto de perfil con unos tacones ¿desea probarme? Si te sientes un cleenex no te extrañes que haya quien te use como tal. El respeto siempre empieza por uno mismo.

10 comentarios sobre “Un sumiso no es un cleenex

    1. Totalmente de acuerdo con usted. Las relaciones Femdom, como cualquier otro tipo de relación entre personas requieren un proceso de conocimiento, de comunicación, etc, sin lo cual no es posible llamarla RELACIÓN.
      sALUDOS

      Le gusta a 1 persona

    2. La paradoja no existe en realidad. Si en el mundo vainilla valoramos la confianza que se genera a base de honestidad y sinceridad, dentro del BDSM todo eso debe mostrarse con mayor profusión. Si intentamos saltarnos las estaciones por las que debe pasar un tren lo más probables es que descarrile más pronto que tarde.

      Le gusta a 1 persona

  1. Muy buenos días en este nuevo año que acaba de empezar. Esperamos y deseamos que SSMM Reyes Magos se hayan portado como se merece alguien como usted.
    Esta nueva entrada nos sirvió anoche para entablar una bonita conversación entre mi Dueña y yo.
    Al igual que usted siempre comentaremos desde el punto de vista nuestro y es el que una relación Femdom ha de darse entre dos personas entre las que exista una serie de lazos de tipo afectivo, de amor, de cariño, de conocimiento mutuo etc. Por supuesto que respetamos que se de también con otros tipos de características aunque no es nuestro caso.
    Un sumiso ha de tener siempre como objetivo el servir a su Dueña, hacerle la vida más fácil y cómoda, el adorarla y amarla por encima de todo, el satisfacer sus deseos y caprichos, en definitiva deberse a Ella antes que a si mismo. Esto implica que su Dueña también ha de velar y cuidar de él como se cuida cualquier propiedad que uno posee, en este caso su sumiso/esclavo. Si es considerado por Ella como un cleenex, lo usará y lo tirará o se desprenderá de él tras usarlo/aprovecharse de él. Nosotros tampoco consideramos que eso sea realmente el Femdom y como en otros comentarios ya hechos entendemos que una relación Femdom es un modo de vida entre dos personas en la que cada uno adopta, acepta y disfruta plenamente de su rol en ella.
    No hay una transacción económica, no hay un pago por los servicios prestados, es algo que ambos eligen y construyen desde la libertad personal de cada uno.
    En otro apartado decir que es una pena que este tipo de relaciones sean aprovechadas por personas que realmente lo desconocen y no lo sienten como un medio de vida. Decimos pena en el sentido de que desvirtúan la esencia de estas maravillosas relaciones en las que la sinceridad, el amor y la entrega se dan en un nivel muy alto, más alto que en otro tipo de relaciones.
    Cuando el sumiso/esclavo se entrega a su Dueña y es aceptado por Ella es porque hay esa comunión entre ambos que permite “cerrar los ojos y abandonarse en sus manos”, existe una confianza plena. Entregarse a alguien “desconocido” no solo es un riesgo que no hay que correr sino que es algo que no tiene más futuro que un desahogo puntual y concreto en el que sólo tienen cabida el realizar una serie de prácticas, previamente acordadas, sin más pretensión que la satisfacción del “sumiso” para que “vuelva otra vez”.
    Como siempre terminamos recalcando que en una relación Femdom hay dos PERSONAS, QUE SE COMUNICAN, QUE SE ENTREGAN Y SE AMAN POR ENCIMA DE TODO.
    Gracias y hasta pronto.

    Le gusta a 1 persona

    1. Buenas noches. Los Reyes Magos se portaron bien, espero que con vosotros también hayan sido generosos. Me alegra animar alguna de vuestras noches, es como compartir un poco de espacio con gente tan agradable como vosotros.
      Esa relación que vosotros tenéis viene a ser la aspiración de muchas personas pero no creo que sea la mayoría de los implicados, sumisos y Amas. Las parejas Femdom no son demasiado frecuentes por lo que veo. Incluso dentro del BDSM se da el hecho que las relaciones suelen tener una fecha de caducidad corta. Por supuesto hay gente que lo vive en pareja disfrutando años de complicidad y amor pero son los menos. Así que sentiros afortunados porque poca gente consigue realizar ese sueño. Creo que la inmensa mayoría viven el Femdom como la vida B, es decir, la mayoría están casados con personas vainilla. En esas circunstancias mantener una relación estable es muy complicado. Encontrar a alguien afín que esté dispuesto a implicarse en un tipo de relación más estable es muy complicado. Imposible No, puesto que ambos sois un botón de muestra de que es posible.
      Gracias a vosotros. Un saludo y, como siempre, mis respetos a tu Ama.

      Me gusta

  2. Efectivamente, y eso tiene una doble lectura, el sumiso no es un clinex pero el Amo/a, tampoco lo es. Tal y como comentas hay que ser conscientes de que ademas de con roles tratamos con personas. Personas que han consensuado esos roles, y en medio de eso construyen algo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s