Zara: el sueño, la Dómina

Domina Zara
Dómina Zara

 

Hace unos días acabé el libro de memorias de Dómina Zara, un libro bien engarzado de recuerdos en primera persona a los que se añade otros escritos de terceras personas que la acompañaron durante un periodo más o menos breve o largo de tiempo. De esa forma queda configurado un libro ameno, fácil de leer en donde se ponen voces distintas a su pensamiento y a la percepción de su propia vida como Dómina.

No soy muy dada a leer este tipo de género literario. Siempre me ha dado la sensación de que la memoria sesgada sólo se nutrirá de aquellos elementos que parezcan más interesantes cara a la posible venta del libro, pero de este libro se extrae  la conclusión de una vida vivida con coherencia, lógicamente resaltado y en primer plano todo lo que tiene que ver con el Femdom y no tanto cuestiones más íntimas y personales. Algo normal, son las memorias de una Dómina. Y que una Dómina con años de profesión a sus espaldas escriba un libro me parece todo un logro para el mundo Femdom y el Bdsm en general.

Cuando comencé a buscar información de Femdom, lógicamente me aparecieron diferentes tipos de blogs, webs e información de Dóminas de todo tipo. Las menos, amateur, las más, profesionales. A todas las leía para ir impregnándome de todo este mundo que para mí estaba por descubrir y entender, y del que aún hoy sigo aprendiendo y que modestamente intento explicar dentro de mi idea de que sólo el conocimiento y la experiencia nos hará poder llegar a ser mejores Dóminas y Amas.

No tardé en encontrar a Dómina Zara. Escuché alguna entrevista y me gustó la coherencia al explicar cómo lo entendía Ella. Se puede estar más o menos de acuerdo, pero lo que está claro es que de lo que habla sabe y lo argumenta con lógica. Coincidía con Ella en ciertos aspectos y por eso busqué su libro. Desde twitter la localicé y con encantadora amabilidad y disponibilidad me lo envió.

Así como que algunas Amas contesten, por todos es sabido,  es complicado, Ella es cercana y humilde. Le pedí permiso para publicar una entrada con su libro y me dijo que para Ella era un honor. ¡A mí! ¡que soy una recién llegada a este mundo Femdom!

Quiero destacar varias cosas del libro. En primer lugar, la elección del título. Me parece muy acertado, eficaz, atrayente, sugerente. Lejos de ser una petulancia o un engreimiento, realmente, Ella habla de su transformación en el sueño de muchos esclavos (así los denomina en el libro) que pasaron por sus manos. Hizo realidad sus fantasías, les ayudó a liberarse y a aceptarse, eso creo que es ya de por sí un logro y el objetivo de cualquier Ama que se precie.

Cuando Una tiene un sumiso, existe un compromiso hacia él o, al menos Yo lo veo así, de hacer todo lo posible porque en la sumisión encuentre su libertad. Para eso ya cada Una dispone de los recursos o de los intereses que a Ella le parecen, pero, creo que el verdadero Bdsm trata de la complicidad entre las personas para poder vivir sus más íntimas fantasías. Esas que serían vergonzantes, perversas, o patológicas para las personas que no son o tienen curiosidad por este mundo Femdom.

Siguiendo con el libro, reconoce de que no le funcionó la relación 24/7 que intentó. Analiza el peligro de la dependencia de este tipo de relaciones y la necesidad de espacio individual tanto del Amo como del sumiso para mantener el equilibrio psíquico. Que el 24/7 debe de tener márgenes en donde la relación sea de igualdad de pareja y que a ratos se desiguale por los roles, pero no la permanencia continua en la desigualdad. En eso coincido con Ella completamente.

Destaco especialmente la honestidad con la que expresa su cambio de percepción respecto a la visión que tenía de los hombres que le llegaban para sesionar cuando se enamoró de uno de ellos. El distanciamiento profesional le había llevado a juzgarlos con dureza, a no comprender del todo qué movía a esos hombres hacia vejaciones, humillaciones, dolor, etc. A partir de ese encuentro con el que luego sería su marido su concepción cambió. Esa afirmación, ese reconocimiento, me parece muy valiente porque no todo el mundo tiene la capacidad de admitir los errores o reconocer una evolución personal cuando se empieza desde tan joven a llevar una profesión a la que se ve abocada y que luego acepta, asume y positiviza como parte natural de su ser. Se formó simultáneamente como mujer, con tres hijos a su cargo, y como Dómina profesional y salió ilesa y coherente. Eso no me parece fácil ni sencillo, todo lo contrario.

Sabe diferenciar muy bien entre personaje, la Dómina Zara, y la persona, la mujer que es. Algo que en las redes sociales y por internet, muchos tienen dificultades de separar. Yo me lo encuentro continuamente al conversar por chat o por los mensajes que me llegan debido a que la fantasía de los sumisos les hace creer que la Ama siempre está en rol, y una mujer que esté siempre en rol tiene un problema. Ella habla de que la fantasía de los esclavos siempre es de absolutos, y me parece un término muy acertado y bien expresado.

Por último me gustó leer la idea de que cada mujer debe desarrollar la Dómina en función de su personalidad, algo que yo también he defendido en alguna entrada anterior. Es el rol es que debe adaptarse a la mujer, no al contrario. La mujer no debe desnaturalizarse al ser Ama, sino sacar todo su maravilloso e inmenso potencial de mujer Dominante que es y necesita ser.

Me dejo muchas cosas, evidentemente, pero Ella se basta y se sobra para explicarse, contar, atraer y quedarse con ganas de saber más. Les invito a que lean Soy un sueño.

Dómina Zara Soy un sueño

 

3 comentarios sobre “Zara: el sueño, la Dómina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s