¿Sexo en el Femdom?

 

Una pregunta compleja y, por tanto, interesante.

Femdom y sexo
¿Hay sexo en el Femdom?

 

 

Muchos opinarán que no pero eso es negar la mayor. Si uno lee los cientos de escritos relativos al BDSM se puede sacar como conclusión que el BDSM es más que sexo, sí y sólo sí con dependencia de las prácticas que se usen pero la inmensa mayoría de las personas que hemos llegado al BDSM o al Femdom ha sido por cierta insatisfacción con la vida sexual convencional, y, con esto, estoy dejando aparte a un buen número de supuestas Amas que se han montado en el carro Femdom o Findom por cuestiones únicamente económicas, y los miles de morbosos que transitan por las redes sociales.

En una Dómina auténtica la Dominación le sale de forma natural y su vida cotidiana, así como su sexualidad, suele quedar condicionada por este tema, al menos me ocurre a mí y a las amigas Dóminas con las que he podido conversar. Si se es coherente con la sexualidad y la personalidad, no existe dualidad, a no ser que sea Dómina o Dominante profesional y mantenga la Dominación como un juego únicamente de rol, puntualmente actúan como Dominantes pero luego en su vida íntima no lo son. Por eso me dejan perpleja aquellos que se dicen Dominantes auténticos y llevan una vida paralela vainilla donde se “someten” a la pareja.

También habría que distinguir entre genitalidad o no a la hora de hablar de qué entendemos por sexo. No necesariamente debe existir genitalidad para que haya sexo, por ejemplo para un fetichista de pies, el contacto visual y poder acariciar o adorar unos pies eso es sexual. Para un sumiso ponerse al servicio de una Ama, le da placer, sin necesidad de que haya contacto físico genital. El sexo está en la cabeza, así que se puede estimular sexualmente de muchas formas a una persona, sin ni siquiera tocarla.

El problema del Femdom es que existe el convencimiento extraído a partir de los vídeos porno y de la mayoría de las webs y los blogs de Dóminas, la inmensa mayoría profesionales, de que una Ama es intocable, exceptuando maneras muy concretas y estrictas, que jamás tenemos sexo y mucho menos penetración. Si una mujer, sea Dómina o no, está sana mentalmente, probablemente desee en ocasiones ser penetrada, sea hetero o no ya que hay mucha variedad de dildos disponibles en el mercado para las bi y las homosexuales. Es algo natural, nuestro cuerpo está para ser disfrutado por completo. No por ser Ama no voy a desear que me penetren si me apetece y si a alguien eso le condiciona, si el rol queda por encima de los deseos de la persona, debería replanteárselo. Estamos en el Femdom no para ponernos trabas y cortapisas sino para poder disfrutar nuestra sexualidad de la manera más satisfactoria posible y sin encorsetarnos en imágenes impuestas de Amas distantes e inaccesibles con cara de mala leche todo el día. Eso es un arquetipo pero no es la realidad, y si lo es, yo me alejaría de ese tipo de mujer.

Lógicamente es la Ama la que decide si hacerlo o no, si tiene una cuadra con quién, etc. Es evidente y cae por su propio peso que si una Ama tiene a su sumiso como pareja, como es mi caso, sería completamente ilógico que no disfrutara de él de todas las formas posibles, sinceramente no me parece sano otra cosa.

Es más, si en una relación D/s, que suele ser de la que yo hablo, o S/m, no se produce y se siente placer por parte de los integrantes de la relación, sea de dos, tres o más personas, dudo mucho que esa relación se mantenga a no ser que se haya producido una relación de dependencia como se produce también en el mundo vainilla, que sea castrante y a largo plazo perjudicial. Yo puedo sentir mucho placer azotando, pero si a mi sumiso no le gusta nada y lo rechaza dudo mucho que ese sumiso vaya a permanecer a mi lado por muy sumiso que sea. A no ser que su nivel de entrega sea muy alto y se vea recompensado no sólo con esa entrega sino con otro tipo de prácticas que le gusten más. No se debe ir contra los gustos de la persona con la que estamos de manera constante, nadie puede ni debe aguantar eso, somos libres, eso nunca hay que olvidarlo.

Lógicamente yo veo mucha diferencia entre los juegos públicos y las sesiones privadas. Hay personas, como yo misma, que no sienten excitación al jugar en público. Siento excitación mental por someter, me divierte, pero nada más, aunque he visto y me parece genial que en los juegos públicos los integrantes del juego sientan excitación sexual.

Cuando Una le pregunta a un sumiso qué le gusta, muchos de ellos van a contestar: “servir y entregarme a una Ama”. Si siguen hablando dirán que ese servicio y entrega lo hacen para darle placer a la Ama, que Su placer queda por encima de su propio placer, y que quiere, sobre todas las cosas, que Ella disfrute con él. Lo que quiere decir que Ella se divierta, se lo pase bien y, también, que sienta placer sexual. No por generosidad, sino porque en esa entrega es donde ellos encuentran su placer sexual. Hay sumisos que tienen como límite penetrar a la Ama, se denominan a sí mismo asexuados, ¿se excitan? por supuesto, a no ser que tengan algún problema de impotencia física, pero penetrar a la Ama para ellos es inhibidor de su excitación y de su sexualidad porque le perderían el respeto a la Ama. Lo que no significa que no sientan placer y que su sexualidad quede satisfecha con su entrega y con otro tipo de juegos. ¿Por qué si no hay sumisos que se denominan fetichistas, Sissys, cross, etc.? porque están definiendo no sólo cómo son como sumisos sino qué les excita sexualmente.

Muchos sumisos cuando han estado con una Profesional dudan de si el placer de Ella ha sido fingido o no y buscan una Ama no profesional, aunque eso tampoco les garantice el éxito porque todo depende del feeling y de la química y eso, nadie nos garantiza que vaya a funcionar. También Yo dudo de que ellos sean sinceros, en general, y que sea real esa entrega, pero ese es otro tema.

Seré muy pragmática, pero lo que sí tengo claro es que aquellos que nieguen que el Femdom o el Bdsm es una forma alternativa de sexualidad y lo pinten poéticamente de algo más allá del sexo es que no saben qué  es el sexo.

 

 

 

6 comentarios sobre “¿Sexo en el Femdom?

  1. Muy buen artículo. Yo siempre he defendido que el sumiso es un juguete. ¿Y si uno lo quiere usar para sexo con penetración porque no?. Existe una figura que es el power bottom que practicamente es la dominación sobre el hombre activo a la hora de penetración… usándolo como un consolador con patas y calentito

    Me gusta

    1. Exacto. Si el sumiso está para nuestro placer es absurdo no usarlo como nos apetezca. Ese tema en el Maledom no suele plantear tantos problemas pero en el Femdom con la imagen inaccesible que existe por la red sí es controvertido. Me alegra que te haya gustado. Gracias por leerme y dejar tu opinión que siempre es de calidad por tu gran experiencia como Dominante.

      Me gusta

  2. Encantado, como siempre, por tu reflexión y comentario. Por definición FEMDOM es dominacion de la mujer sobre el hombre en todos los aspectos, incluido el estrictamente sexual. Lo maravilloso de este término es la libertad del Ama para ser Ella misma, sin más obligaciones que sus deseos, gustos y caprichos que a su vez son asumidos como propios por su sumiso, al que le reportan también felicidad y libertad al hacerlos posibles para la mujer que es su Dueña.
    Gracias por tus aportación a comprender mejor este tipo de relaciones que aportan tanta felicidad a quienes la practican.

    Le gusta a 1 persona

    1. Cierto, la última palabra la tiene la Ama que es la que antepone su deseo y sus necesidades, si el sumiso asume eso no hay lugar a la discusión. De ahí la importancia a la hora de elegir al sumiso por parte de la Ama, puesto que él debe adecuarse a los gustos de Ella. Para eso se necesita un conocimiento profundo por ambas partes para saber sin ambos son los idóneos para entablar una relación, no sólo juegos esporádicos. Gracias por tu comentario

      Me gusta

  3. Centrándome en el terreno sexual diré que en este tipo de relaciones al igual que en las llamadas “vainilla” el sexo es necesario. La única diferencia es que el Ama hace prevalecer sus gustos, las formas, la periodicidad, etc. Su sumiso como en otros aspectos los asume y disfruta a su lado. Gracias y saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Eso es, en el terreno sexual el sumiso queda completamente a expensas del deseo de la Ama puesto que el cuerpo del sumiso pertenece a Ella. El sumiso sabe que deja de controlar su cuerpo que no le pertenece puesto que se lo ha entregado a la Ama. Si eso es así en la realidad, la relación será fructífera para ambos porque ese sentido de pertenencia es muy fuerte. Un saludo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s