Las primeras sesiones de una Dómina

 

Es común que en un principio por mucho que se haya leído puedan aparecer todo tipo de inseguridades a la hora de organizar las primeras sesiones. Por supuesto, lo primero es informarse de las prácticas Femdom o Bdsm. Intenta leer todo lo posible. Mi sugerencia es que elijas aquello que te haga sentir más cómoda y lo que despierte tu deseo. A partir de ahí las visitas a los sexshop te hará que poco a poco vayas adquiriendo instrumentos que te permitan desarrollar tus intereses. Planifica una sesión con tranquilidad, elige qué vas a hacer y ten los recursos que necesitas a mano porque si se te olvida algo te puedes desconcentrar. No te agobies por el tiempo de la sesión. No hay un tiempo estándar, haz lo que te plazca, eres Tú la que llevas las riendas. No te agobies si lees que hay personas que tienen sesiones de varias horas, a eso se llega con el tiempo y con el control y desarrollo de las distintas prácticas. Es mejor que salgas de esas sesiones con la confianza de que ha ido bien aunque sean cortas a que te quedes con la sensación de que no has controlado la situación.

Lo más importante para un sumiso a la hora de sesionar es que sienta que la Dómina tiene el control, si dudas, lo va a notar, si tienes miedo es probable que si es educado no demuestre su desconcierto, pero pudiera ser que no hubiera futuras sesiones. Es preferible que vayas sobre seguro y que no demuestres ninguna vacilación. Si él tuviera experiencias previas y tú no, es preferible que él lo sepa porque en ese caso te puede echar una mano. La sinceridad es necesaria, ellos se dan cuenta de estas cosas y es preferible advertir que llevarte un mal rato. Si aun sabiendo de tu inexperiencia ellos acceden ya saben a lo que van. Algunos sumisos no tienen inconveniente en guiar a la Dómina en el caso de que Ella sea inexperta, también es verdad que yo no los he encontrado o no me han interesado a mí. Especialmente los que ya están curtidos en sesiones no suelen ponerse en manos de una novata porque son conscientes que pueden perder el respeto y entonces no sienten ninguna satisfacción en ni por la sesión.

¿Cómo se aprende? Con paciencia. Aparte de leer respecto a prácticas, yo recomiendo realizar talleres porque allí te van a hablar de cuestiones de seguridad que son necesarias tanto para la salud del sumiso como para la tuya propia. Si tienes la suerte de contactar con Dóminas pregúntale a Ellas o ve a alguna de sus sesiones. No tengas vergüenza por reconocer que no sabes algo, ni siquiera si conversas con algún sumiso, no tiene sentido hablar de las sondas uretrales haciendo como que sabes si no tienes ni idea del tema. Es preferible decir que no sabes y si surge la opción de una sesión pedirle a ese sumiso que te enseñe a manipularla o bien, asiste a un taller de Medical en el caso que no conozcas a nadie experto en el tema. Recuerda, lo principal es la seguridad.

Ten muy presente los límites que te ha dicho que tiene, bajo ningún concepto los sobrepases hasta que no lo conozcas a fondo. Eso es una máxima en el Bdsm. Raro sería que en una primera sesión dieras de forma fortuita con un límite suyo. Si es así, te recomiendo que pares la sesión y aclares las cosas. La sesión parte de un consenso, si esto no está claro y se acepta puede pasar factura.

No te olvides de la palabra de seguridad, que quede clara y que la recuerde. Se suelen utilizar dos, una para que el sumiso indique que está rozando, por ejemplo, un límite de dolor que ya le resulta difícilmente soportable y otra para que el sumiso pare completamente la sesión. Si estás en tus inicios te aconsejo que aclares que puede ser que la pares tú si te ocurre algo, del tipo que sea. Nadie nace sabiendo y Una no sabe cómo va a reaccionar en la realidad ante prácticas que está probando. Somos personas y tanto la seguridad del sumiso como la tuya está por encima de cualquier otra cosa.

En el caso de que lo amordaces, cosa que no recomiendo en un principio en la primera sesión con él o en las primeras, incluso, acordad una señal de seguridad.

Aunque al inicio lo que más preocupa es la idoneidad de la persona ante determinadas prácticas, a mi juicio, lo más importante en una sesión no son los juegos en sí que hayas decidido emplear sino ser capaz de que él entre en el rol y tú también. Para que tú entres, la Dómina, hay distintas opciones, por ejemplo el vestirte con altos tacones que suele empoderar a la mujer, ponerte algo de cuero, cada mujer se siente divina de forma distinta, localiza qué te hace sentir superior. No te precipites, es tu imagen de superioridad la que le va a ayudar a él a entrar en el rol. Mantente tranquila y segura. El sumiso necesita confianza y ya en las conversaciones previas has preguntado por sus fantasías y sus fetiches. Utilízalas para que él asuma el rol. Que baje la mirada en Tu presencia y se humille en el gesto como esperarte arrodillado es conveniente si no estás muy segura. Ordena de manera clara y sin dudas qué quieres que haga. No rectifiques. Conforme vayas teniendo seguridad en ti irás acomodando las sesiones en función de Tu carácter y de Tus intereses, estarás más suelta.

Que utilices fantasías que te ha expuesto el sumiso para dominarlo es un acierto. Por supuesto que la que domina eres Tú y eres la que decides los juegos y sus secuencias pero una buena estrategia de Dominación es llevarle a un nivel de excitación alto de forma que las cosas que menos le gusten las haga sin dudar por el deseo de servir y complacer. Si planteas una sesión con un sumiso concreto debes tenerle en cuenta, no ignorar todos sus gustos. Por mucho que digan que están dispuestos a cualquier cosa, estate atenta a que eso no obedezca más a una fantasía en abstracto que a un deseo real. El objetivo de la sesión es que ambos disfruten, lo que no quiere decir, en absoluto, que seas Tú la que te doblegues a sus caprichos, eso sería Dominación desde abajo. No caigas en ese error tampoco. La Dominación desde abajo

Procura ser prudente, no mezcles alcohol con sesiones. Necesitas la cabeza clara. Observa la evolución del sumiso, cómo responde, eso te guiará para corregir o cambiar una práctica. Sus sensaciones, sus expresiones te darán la pauta para saber si reforzar algo o dejarlo. Lo importante es que los dos os sintáis a gusto, que disfrutéis.

Al finalizar la sesión en lo que se conoce como aftercare habla con él y ocúpate de él, de cómo se ha sentido, si necesita ayuda con algo que le haya costado…todo esto te servirá a ti para crecer como Ama. Escúchale y atiende sus emociones. Él es el que te da las claves de si te has quedado corta o te has excedido en algo. La sesión no se cierra hasta que el aftercare está finalizado, ambos os recuperáis de lo vivido y compartís ese momento de complicidad tras la sesión.

Una muy buena opción es sugerir al sumiso que unos días después te escriba un mail en donde exprese con libertad sus sensaciones, que cuente qué sintió y experimentó. Que haga un balance y de esta forma tú sepas y aprendas de eso.

Ojalá haya más sesiones, si no, es hora de replantearse qué ha ocurrido y analizar para seguir aprendiendo.

 

 

6 Comments

  1. Supongo que te refieres al inicio de una relación D/s y no al inicio de una sesión. Como en los inicios de cualquier relación es necesario hablarse, darse a conocer, sincerarse, en definitiva que exista una comunicación clara y plena entre ambos.
    Así pues como siempre que inicias algo vas con cautela, ganando confianza, conociendo al otro. En una relación D/s es igual.
    No nos echemos las manos a la cabeza cuando se dice “soy sumiso y pertenezco a mi Ama”. Vive y deja vivir, en libertad y respetando.

    Me gusta

    1. En concreto este post va dirigido a las mujeres que empiezan como Dóminas, nadie nace sabiendo y a veces unas recomendaciones nunca vienen mal para empezar. Hay Dóminas que esperan a construir esa confianza, por supuesto, pero las primeras sesiones suelen ser más tensas para todas, por mucha confianza que se tenga en el sumiso y en Una misma.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s