Señora, ¿me permite?

 

Señora, ¿me permite?

Así suelen ser los inicios de conversación de los sumisos con las Dóminas. Es la fórmula más extendida que hace reconocer por parte de la Dómina si el hombre que la aborda sabe algo de protocolo. El protocolo Bdsm no es tan difícil Suele continuar con ¿me permite que me presente? Si se asiente, desgrana cierta información formal en donde habla de su edad, procedencia, si tiene experiencia en sumisión y, en ocasiones, a rasgos generales puede dar alguna pincelada del tipo de sumiso que es: sissy, masoquista, age play, abdl, pony play, fetichista, etc y, de esa forma, abre el camino a que la Dómina converse con él o lo descarte en principio. Esto parece una buena forma de empezar a conversar con una Dómina si el trato es educado y correcto pero si nos fijamos un poco más despacio podemos sacar otras conclusiones del tipo de sumiso que nos aborda. Sí, ciertamente nos  aclara lo que le gusta, es cierto, pero también aclara que su sumisión está condicionada a sus gustos. Al menos, yo así lo veo. Sorprendente ¿no?

Por supuesto, si para la Dómina su fantasía y su deseo está en tener una sissy, o algunos de los otros subtipos, ambos acuerdan los matices de esa relación, pero, yo no soy así. No me gusta que me condicionen y mucho menos coarten mi libertad en decidir qué quiero hacer en cada momento y considero que algo así limita mi imaginación, me encorseta a una serie de prácticas que no me dejarían desarrollarme como Dómina y él se limitaría a lo que sabe le da placer y eso, para mí no es una relación de D/s.

A mi juicio, si una Dómina busca una relación Bdsm donde Ella sea la Señora a la que servir y complacer, con toda probabilidad no acepte que el sumiso imponga de entrada unas prácticas condicionada a sus gustos personales puesto que de esa forma Ella ejecutaría de forma casi profesional, aunque no cobre ni esté en su voluntad hacerlo, los deseos del sumiso, luego sería la Dómina quien estaría al servicio del sumiso y no al contrario.

Muchos sumisos intentan de forma solapada satisfacer sus fantasías e imponen de forma disimulada una dominación desde abajo La Dominación desde abajo y, para mí, esta es una de las formas que emplean para hacerlo. Habría que plantearles la pregunta de ¿en verdad eres sumiso? Lo que, por supuesto, no quiere decir que no puedan manifestar sus gustos, preferencias, deseos, fantasías, es evidente, pero está en la Dómina usar esa información a lo largo de la relación sin sentirse condicionada por ella.

 

2 comentarios sobre “Señora, ¿me permite?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s